A $9.942 millones llegaría presunto daño patrimonial por “Elefante Blanco” de los Juegos Nacionales, en Quibdó.

Foto Lote Choco1

Lotes donde se iban a construir los escenarios deportivos

*Con recursos de regalías se compraron por $3.400 millones dos lotes para las instalaciones deportivas y, además, se pagaron $6.542 millones por los diseños respectivos. Los estadios y coliseos ni siquiera se empezaron a construir.

*Los lotes de terreno destinados para los escenarios deportivos de los “XX Juegos Nacionales 2015”, no cuentan con disponibilidad de servicios públicos.

*El proyecto de construcción de instalaciones deportivas para los Juegos Nacionales que tendrían a Quibdó como subsede, se constituyó en una inversión ineficiente e ineficaz, dice la CGR.

Bogotá, 28 de junio de 2016.- La Contraloría General de la República determinó un hallazgo con presunta incidencia fiscal por $9.942 millones de pesos por el “Elefante Blanco” en que se convirtió el proyecto del municipio de Quibdó de construir las instalaciones deportivas para los XX Juegos Nacionales 2015, en la capital del Chocó.

El presunto daño fiscal se dio a raíz de los pagos por esta suma que, con recursos del Sistema General de Regalías –SGR, efectuó la administración municipal para comprar dos lotes donde estarían ubicados los escenarios deportivos y, adicionalmente, contratar y recibir los diseños de los mismos.

En los lotes, que además no cuentan con disponibilidad de servicios públicos, nunca se ejecutó ninguna obra. Sólo en el papel quedaron el estadio de atletismo, el complejo de piscinas, el coliseo menor, el coliseo multideportivo, el coliseo mayor, el estadio de fútbol y la Unidad Administrativa y centro biomédico.

No se cumplió ningún fin del proyecto

Para la Contraloría, aunque los $9.942 millones se hayan invertido en el proyecto, realizando la compra de los predios (uno por $2.000 millones y otro por $1.400 millones) y se hayan también recibido y pagado los diseños de la infraestructura deportiva (cancelando $6.542 millones), no se cumplió con el fin social que se pretendía con este proyecto.

Esto en razón a que los predios adquiridos no prestan ninguna utilidad al proyecto y los estudios y diseños no fueron desarrollados.

Consideró el organismo de control que no fue esta una compra útil para el municipio de Quibdó y no benefició a la ciudadanía que debía aprovechar los escenarios deportivos que se iban a construir.

En general, no se cumplió con los objetivos que justificaron el proyecto, por cuanto no se garantizó “la participación digna del municipio de Quibdó en los Juegos Nacionales”, no fue posible contar con la infraestructura necesaria para realizar este evento y no se logró el desarrollo urbano de la ciudad que se argumentó al presentar el proyecto.

Razones de una inversión ineficiente e ineficaz

La Contraloría General de la República consideró que la decisión del municipio de Quibdó de ejecutar este proyecto, en la forma como se dio, fue una decisión antieconómica, generada en una serie de debilidades en las fases de planeación y precontractual.

Estas debilidades se materializaron así:

*Inadecuada selección de los predios.

*Compra de predios como urbanos sin serlo (no se encuentran dotados de servicios públicos, en contravía de lo preceptuado en el Artículo 32 de la Ley 388 de 1997).

*Elaboración de diseños en un predio que no reúne los requisitos necesarios para la infraestructura requerida.

*Tiempo insuficiente (aproximadamente 1 año) para la compra de predios y a partir de la entrega de los diseños 7 meses para las actividades de ejecución de obra de la infraestructura deportiva, incluyendo las respectivas licencias, proceso de licitación y diseños de servicios públicos, entre otros.

*Inadecuada selección de los predios adquiridos por el municipio de Quibdó, pretendiendo convertir predios rurales en urbanos con la sola suscripción de un Acuerdo Municipal, sin cumplir con los requisitos mínimos de ordenamiento territorial.

*Avalúo de los predios sin cumplir los requisitos mínimos establecidos en la normativa del sector.

*El municipio de Quibdó sabía que la ubicación de los predios no era favorable para el proyecto y esta área no podía ser dotada de servicios públicos, tal como quedó plasmado en el Acuerdo Municipal que incorporó a la zona urbana los lotes adquiridos y como lo certifica la empresa de servicios públicos Aguas Nacionales E.P.M. S.A. E.S.P.

*No se encontró concepto de concertación con la autoridad ambiental.

¡Tu opinión es importante!