Autoridades denuncian que indígenas intentaron tomarse la hacienda Quebradeseca donde resulto muerto un comunero. Aquí las versiones.

El personero de Corinto, Víctor Salas, dijo que “la confrontación entre los integrantes de la seguridad del ingenio y los indígenas obligó a los trabajadores a trasladarse hasta la sede del cabildo, ubicada en el casco urbano del municipio. Luego se los llevaron hasta la parte alta de la montaña, no se sabe más de ellos, en qué lugar están, cómo están”.
Víctor Salas, aseguró que “los indígenas estaban ahí en el lugar y de manera arbitraria montaron a los trabajadores en un carro, golpeándolos”.

Otra versión, entregada por Leonardo Rivera, familiar de uno de los retenidos, señala que la muerte del indígena se registró al parecer cuando los integrantes del cabildo López Adentro “lanzaron unas ‘papas bombas’ a los empleados, quienes adelantaban una reparación de una maquinaria. Entonces los integrantes de la seguridad de la empresa realizaron unos disparos, generándose una estampida por parte de los comuneros”.

“Otras personas indican que los trabajadores caminaron hacia la humanidad de los indígenas, pero lo cierto es que el nativo murió en el sitio de la confrontación. Hay otros testigos que dicen que el hombre murió cuando cayó sobre un explosivo que portaba, la verdad no se sabe a ciencia cierta qué fue lo que pasó, no me consta nada, pero se llevaron a mi hermano Rigoberto Rivera, quien es obrero de esa empresa desde hace más de diez años”, explicó el familiar.

El hecho se habría dado porque los nativos están reclamando la propiedad de varios predios de la finca Quebrada Seca.

Mientras tanto, el Personero de esta localidad agregó que los indígenas no permitieron a la Policía llegar hasta el sitio donde se registró el deceso del comunero y no quisieron entregar información sobre el lugar donde mantienen a los trabajadores.

Por el momento, hacia este punto de la zona rural de Corinto viaja una comisión de la Defensoría del Pueblo, de la Gobernación del Cauca, de la Alcaldía y de la fuerza pública para encontrar una salida a esta confrontación y velar por la integridad de los trabajadores retenidos, quienes son habitantes de esta localidad del norte del Cauca.

Autoridades denuncian que indígenas intentaron tomarse la hacienda Quebradeseca donde resulto muerto un comunero. Aquí las dos versiones.

Comunicado emitido por el CRIC.
Comunicado frente al asesinato del Liberador de la Madre Tierra JAVIER OTECA en Corinto, Cauca.
Hacia la 1:40 pm del 22 de marzo del presente año, fue asesinado JAVIER OTECA en uno de los puntos de liberación de la Madre Tierra en Corinto, perteneciente al territorio ancestral de Santa Elena. Este hecho ocurrió en la hacienda Miraflores y fue perpetrado por personal que labora en los ingenios azucareros de la misma, a escasos metros donde se encuentra el ejército y la policía nacional.
En todas las mingas y trabajos comunitarios desde que inició este proceso de liberación de la Madre Tierra, se han presentado agresiones por parte del personal de las haciendas a los liberadores. Como también ataque de la fuerza pública, quienes en muchas ocasiones han agredido a los liberadores, han destruido sus cultivos, sus ranchos, les han disparado indiscriminadamente y ahora los asesinan.
Javier Oteca fue uno de los comuneros qué más persistió en el proceso de liberación de la Madre Tierra, desde el 2014 cuando se inició el proceso de liberación por faltas de tierras en la parte rural. Y por el incumplimiento del Gobierno Nacional, quien no ha querido dar solución al problema de tierras. Desde ese tiempo Javier era un hombre que motivaba y se preocupaba por el grupo que lideraba. Pero hoy en la realización del este ejercicio fue asesinado y ahora descansa en el seno de la madre tierra.
Por tal razón exigimos:
A la Fiscalía General de la Nación, Procuraduría y Defensoría del Pueblo, para que investiguen este asesinato de manera diligente, determinen quienes son los responsables materiales e intelectuales de este hecho y los sancione enérgicamente, con el fin de que este hecho no quede en la impunidad como han pasado con muchos casos del movimiento indígena.
A los Organismos Nacionales e Internacionales defensoras de Derechos Humanos:
Ante este hecho lamentable las autoridades del Consejo Regional Indígena de Cauca- CRIC hace una llamado a las Defensoría del Pueblo y a Alto Comisionado para los Derechos Humanos, la OEA y demás organismos nacionales e internacionales defensores de derechos humanos, para que se pronuncien sobre estos hechos de violencia que se está presentando con los comuneros indígenas del Norte del Cauca en ejercicio de liberación de la Madre Tierra.
Es indignante el asesinato de un compañero indígena quien por defender los derechos colectivos del pueblo nasa, tenga que sufrir las consecuencias que enlutan al movimiento indígena. Por tal motivo desde el Consejo Regional Indígena Cauca rechazamos el asesinato del compañero Javier Oteca y manifiestan las más sentidas condolencias para los familiares y su organización.