Control del Ruido en Santander de Quilichao.

La actividad se realizó con el fin de controlar los niveles del ruido y así evitar perturbaciones dentro de la comunidad quilichagueña.

La Corporación Autónoma Regional del Cauca – CRC, realizó un operativo de control del ruido a los establecimientos públicos, Bar London, supermercado Olímpica y Tiendas D1, del municipio de Santander de Quilichao.

El operativo contó con la participación de la Policía de Tránsito del municipio y dejó como resultado, que el Bar London se encontró por fuera de los estándares permisibles del ruido, mientras que el supermercado Olímpica y Tiendas D1, no superaron la normatividad ambiental, sin embargo, se percibe sonido que puede molestar y afectar la salud de la comunidad.

Control de ruido

“Con las jornadas de control del ruido se busca verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental existente (resolución 0627 del 2016), y así evitar perturbaciones y molestias auditivas para la ciudadanía. En este caso, la autoridad competente es la Secretaria de Salud para que determinen si hay afectación de salud de las personas” argumentó Amalia Alegría, funcionaria de la oficina Defensa del Patrimonio de la CRC.

Las funciones de la CRC como autoridad ambiental en materia de ruido son:

Elaborar, revisar y actualizar mapas de ruido en los municipios de su jurisdicción con población mayor a cien mil habitantes, en un plazo máximo de cuatro años contados a partir de entrada en vigencia la resolución.
Ejecutar Planes de Descontaminación por Ruido en su jurisdicción. Estos planes deben ser desarrollados con base en los mapas de ruido elaborados para cada una de las áreas evaluadas.
Asesorar a los municipios y distritos en sus funciones de prevención, control y vigilancia de los fenómenos de control atmosférica.

Para lo anterior, el código de policía 1801 de 2016, Artículo 33°, señala que serán multadas las personas que en el vecindario o lugar de habitación urbana o rural, influyan en la salud auditiva mediante “Sonidos o ruidos en actividades, fiestas, reuniones o eventos similares que afecten la convivencia del vecindario, cuando generen molestia por su impacto auditivo, en cuyo caso podrán las autoridades de policía desactivar temporalmente la fuente del ruido, en caso de que el residente se niegue a desactivarlo. Cualquier medio de producción de sonidos, dispositivos, accesorios o maquinaria que produzcan ruidos, desde bienes muebles o inmuebles, en cuyo caso podrán las autoridades identificar, registrar y desactivar temporalmente la fuente del ruido, salvo sean originados en construcciones o reparaciones en horas permitidas. Actividades diferentes a las aquí señaladas en vía pública o en privado, cuando trascienda a lo público, y perturben o afecten la tranquilidad de las personas.”

“El código permite que cuando haya un excesivo ruido que afecta la tranquilidad de una comunidad por una fiesta, la Policía pueda entrar al inmueble a cortar la luz para acabar con la fiesta. Los ruidosos deberán pagar una multa de $368.000” explica Carlos Ramiro Mena, Subdirector General de la Policía Nacional.

¡Tu opinión es importante!