De la consulta liberal

Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA –
carlosecanar@hotmail.com

– No pocas críticas tuvo la consulta liberal del pasado domingo: que tan costosa y no ameritaba alimentar el ego de los candidatos, decían unos; que este tipo de consultas electorales auguran poca participación, que tan poquitos candidatos en busca de representatividad, que la falta de madurez política de los dirigentes del Partido Liberal no pudo lograr un acuerdo para designar un candidato único y así poder evitar la consulta; que fue un desgaste de parte de los candidatos y de quienes les respaldamos porque los dos contrincantes no tienen la más mínima opción de suceder a Santos; etc., etc., decían otros. A varias no se les encuentra sentido. Que si las consultas internas de los partidos son costosas, todo tipo de elección popular lo es, independientemente de la clase de elección y del número de candidatos que compitan, de si tengan o no la posibilidad de ganar, nadie compite si está convencido de que va perder; de si concurre o no a votar mucha gente, pues en Colombia siempre gana la abstención. Más aún, cuando este tipo de consultas no ofrecen nada a los líderes electorales y a las comunidades acostumbradas a venderse por un plato de lentejas.

La verdad es que si en el seno de un partido, sus dirigentes no se ponen de acuerdo con la designación de un candidato presidencial, la ley permite las consultas, por lo tanto éstas son legales independientemente de que sean o no legítimas… y punto. Que tenga o no opciones de suceder a Santos el ganador de la consulta liberal, eso se verá en mayo cuando concluyan las elecciones, más aún cuando falta mucho por suceder en un proceso electoral que-dadas las circunstancias- no pinta nada fácil. Y cuando se trata de un país que suele actuar por pasiones y coyunturas.

Conocidos los resultados de la consulta popular, el ex ministro Humberto De la Calle le ganó al otro ex ministro Juan Fernando Cristo el derecho de aspirar por el Partido Liberal a la Presidencia. Le llegó el turno a las coaliciones. Menos de un millón de votos, constata la crisis por la que están atravesando todos los partidos. En el Cauca los votos aproximadamente fueron 16.000, resultado que constata la apatía por la política, que obviamente tendrá sus razones. Fue reñida la disputa entre los dos contrincantes y sentimos beneplácito porque el triunfo le correspondió al jefe negociador de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc, Humberto De la Calle, a quien respaldamos en las urnas.

Estamos seguros que De la Calle, no entraría a competir por la Presidencia, si sintiera que no tuviera opciones de ser presidente. Sin embargo, todo dependerá de las coyunturas y alianzas y hasta el momento nada está claro y definido como algunos piensan, sobre todo, aquellos detractores de la consulta liberal y de aquellos que alistan filas para atravesarles palos a la rueda de la paz.

Coletilla 1. El ex concejal del seudopartido Cambio Radical, Joaquín Olmedo Paz Anaya, en las redes sociales viene alabando a Carlos Holmes Trujillo para que sea el candidato del Centro Democrático para la contienda presidencial, con la falacia de que sería este el presidente que más nos convendría a los caucanos dizque por los nexos que tiene con el departamento. Le contestamos que a Holmes Trujillo no vemos más nexos que los que tiene con su jefe. Le dijimos también que ex concejal demuestra que está que da saltos hacia el uribismo dentro de una acción de trasfuguismo que no desconcierta mucho de acuerdo a sus intolerables posturas. El pasado domingo en Facebook, el ex concejal anota: “Hoy votarán los politiqueros que apoyan a Cristo y los de las Farc que apoyan a de la Calle”. Le respondimos: “Cada vez se ajusta más a las posturas del uribismo. Le pregunto ¿si Cambio Radical se exonera de la corrupción, del clientelismo y la politiquería? Me imagino que le gusta el transfuguismo próximo a desaparecer. Quizás por su profesión, no ha podido alcanzar una cultura política por la tolerancia y el respeto que se merecen quienes piensan y actúan diferente a usted”. Aclaramos que cuando nos referimos a la profesión de medicina, no es porque pensamos que todos los médicos sean intolerantes e irrespetuosos, sino en el sentido de que consideramos- equivocadamente o no- que el ex concejal de Cambio Radical debe estar más preparado para los asuntos médicos que para una cultura política democrática.

Coletilla 2. Si algo está bien embolatado es el panorama político en el Cauca. Empecemos por las próximas elecciones legislativas, pues se escucha que no hay con quien y presuponemos que habrá sorpresas y castigos. La gente se siente cansada de tanta promesa politiquera y de constatar que las cosas siguen igual o peor.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!