De las circunscripciones especiales de paz.


Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA –
carlosecanar@hotmail.com

– La falta de apertura política y el marginamiento económico es lo que se conoce como causas subjetivas y causas objetivas de la violencia, respectivamente. El Congreso nuevamente le falló al país; otra vez este ente legislativo se comporta inferior a las circunstancias históricas; mezquino y falto de grandeza; obstáculo para la democracia y la convivencia civilizada entre los colombianos.

Los pactos y los acuerdos están hechos para ser cumplidos, de lo contrario pierden su razón de ser. Los acuerdos de la Habana no son la excepción. Ya se ha dicho que pudieron ser mejores, pero dadas las circunstancias, no había más opciones, así algunos se empeñen en manifestar lo contrario. Las circunscripciones especiales para la paz se han convertido en un problema en manos de un Legislativo contrario a la modernidad, que con su peculiar oportunismo y egoísmo no sólo deslegitiman el régimen sino también el sistema político.
En toda democracia que se respete, la oposición es vital, participa como control social y limita los abusos de quienes detentan el poder; nada de esto se está viendo de parte de la oposición actual, se trata de una oposición irresponsable, oportunista y mezquina. Colombia requiere una oposición reflexiva y propositiva que haga eco en circunstancias trascendentales en que atraviesa el país.

En el momento, las 16 circunscripciones especiales de paz para darles participación a las víctimas del conflicto armado se encuentran en incertidumbre por el ausentismo y carencia de quórum el jueves pasado, último día del denominado fast track. El Gobierno estaba confiado en que las circunscripciones avanzarían pero no fue así. Las circunscripciones especiales como gesto de apertura política darían representatividad a sectores sociales excluidos, a la población civil afectada por el conflicto en regiones donde la pobreza y el abandono estatal han sido la constante. La idea es no darle en esas zonas participación a los partidos. Caciques regionales y la oposición pretenden no abandonar tales zonas en sus pretensiones de influir en los procesos electorales; se escudan en el sofisma de que estas curules son para las Farc.

Votaron 102 senadores, 50 a favor y 2 en contra, sin lograr la mayoría para su aprobación, no obstante, como se encuentran en la cárcel 3 senadores, la suma de senadores se reduce a 99 y en este sentido, se podría pensar que las 16 circunscripciones especiales fueron aprobadas, tal como posteriormente expresó el Gobierno, basado en sentencias de la Corte Constitucional.

El jurista y columnista Ramiro Bejarano Guzmán basado también en las sentencias de la Corte Constitucional, entre otras cosas enfatizó que el proyecto de ley está aprobado: “De eso no puede haber la menor duda, de manera que las 16 circunscripciones para la paz sí fueron aprobadas, aunque les duela a los leguleyos enemigos de la paz”.
Ante la negativa de congresistas en la discusión y aprobación de temas referidos a la JEP, cada vez se constata más la necesidad de votar y consolidar un nuevo Congreso, valiosa oportunidad que tenemos los colombianos en las próximas elecciones legislativas.
Senadores hasta ese momento comprometidos con la paz no dieron la cara y obviamente su ausentismo abortó la iniciativa de las circunscripciones, lo cual se habría podido evitar si hubieran hecho presencia. Eduardo Pulgar y Sandra Villadiego de la U, lo mismo que el senador liberal Luis Fernando Velasco han sido cuestionados por la opinión pública y se presupone que no tienen contento por el Gobierno. Se habla de sanciones que podrían implicar la pérdida de investiduras.

Por su parte, el senador Luis Fernando Velasco hizo conocer mediante Facebook los motivos de su inasistencia, entre las razones figura que tenía permiso de la Comisión Segunda del Senado, que él estaba seguro del consenso del gobierno, que el proyecto tendría los suficientes votos y que un voto más no le haría falta; que la iniciativa se aprobaría con el respaldo de los partidos liberal, de la U , conservador y de otros sectores; que ha votado absolutamente todos los proyectos de ley referentes a los acuerdos de paz sin faltar a ninguna de las sesiones. Que desde hacía más de 45 días se comprometió con las comunidades de Guapi a hacer un recorrido que comenzaría el 29 de noviembre y que el Senado era consciente de que no asistiría. Recalcó que en su concepto el proyecto está aprobado. Razones que en nuestro criterio, resultan legítimas, sin embargo fue un error su inasistencia, sobre todo en un país como el nuestro donde las suspicacias no se hacen esperar.

Hay que atender prioridades sobre todo en el tratamiento de asuntos trascendentales del país y por lo tanto no debió dar papaya. Velasco goza de credibilidad, conocido como un congresista serio y coherente, en varias ocasiones ha sido destacado entre los mejores congresistas de Colombia.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!