Defensor del pueblo reitera llamado a las autoridades estatales para que le den solución a los problemas estructurales que afectan a Buenaventura.

Al cumplirse 16 días del paro cívico que se adelanta en el Distrito de Buenaventura, el Defensor de Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, reitera los llamados que en los últimos meses ha hecho a las autoridades estatales para superar los problemas estructurales que afectan a un número significativo de sus habitantes.

Defensor del pueblo reitera llamado  a las autoridades estatales para que le den solución a los problemas estructurales que afectan a Buenaventura.

La Defensoría del Pueblo recuerda a la opinión pública que desde el pasado 16 de mayo reforzó su presencia en el Puerto con un equipo de funcionarios de la entidad del nivel nacional y regional, quienes en el marco de la misión constitucional de velar por la promoción, ejercicio y difusión de los derechos humanos, brindan acompañamiento a las comunidades vulnerables y participan como facilitadores en los diálogos entre el Gobierno y Comité. Han sido alrededor de 20 funcionarios los que se han puesto a disposición de la población de Buenaventura para velar por el ejercicio de sus derechos.

En este último periodo la actuación defensorial se ha concentrado en la facilitación del diálogo entre el Gobierno Nacional y la dirección del Comité del Paro Cívico con funcionarios del nivel directivo de la Entidad, así como con la atención personalizada y en terreno de las quejas presentadas por ciudadanos y ciudadanas que se declaran afectados por el uso excesivo de la fuerza. Producto de estas acciones se ha requerido el apoyo de las autoridades competentes para adelantar las respectivas investigaciones penales y disciplinarias para el esclarecimiento de estos hechos.

El Defensor del Pueblo confía “en que el espíritu de negociación y diálogo de las partes lleven hacia buen puerto este proceso”.

Asimismo hace un llamado a la fuerza pública y a los manifestantes para que “se eliminen del vocabulario de la negociación la violencia y el uso desmedido de la fuerza que en nada aportan a la solución de los problemas estructurales del Distrito