El adiós de la era Santos


Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA –
carlosecanar@hotmail.com –

Próximo a terminar el gobierno de Juan Manuel Santos, llegan los balances que resaltan sus aciertos y desaciertos. Épocas de finalización del periodo presidencial en general muestran un desgaste natural de los mandatarios. Los índices de favorabilidad del presidente no son tan satisfactorios a estas alturas del camino, lo cual es común también en quienes alguna vez han –con algunas excepciones- detentado el poder.

Más aún cuando se trata de campañas presidenciales, la popularidad de los mandatarios tiene un bajón, toda vez que los diferentes aspirantes suelen hacer campaña hablando mal del gobernante de turno inspirándose en sus errores e imposibilidades. Así es la naturaleza de la política, que lleva a los gobernantes a sentir la soledad del poder y las ingratitudes que nunca faltan. Termina sus ocho años de gobierno con el 40% de favorabilidad.

Santos ha enfatizado, que deja un país mejor que el que recibió hace ocho años. Es preciso reconocer que los problemas de un país como Colombia no se resuelven de un momento a otro, siempre quedarán muchas cosas por hacer y Santos ha sido consciente de ello. Su gran propósito de buscar la paz, lo llevó a largas y difíciles negociaciones con el grupo guerrillero más antiguo del mundo, las Farc, que condujeron a unos acuerdos que han generado críticas pero también elogios. Los esfuerzos de paz del presidente-no obstante sus detractores- han sido reconocidos a nivel nacional e internacional; su liderazgo en la pacificación del país le ameritó el Premio Nobel de Paz y el respaldo de la comunidad internacional. Es decir, Santos pasó a la historia. Se dedicará a dar conferencias por todo el mundo y a ejercer su papel de abuelo; pero eso sí, ha reiterado, dejará gobernar a su sucesor.

El pasado 20 de julio, en su última intervención en la instalación del nuevo Congreso, Santos recalcó al Congreso y al nuevo gobierno no abandonar la paz. Enfatizó la importancia de respetar los acuerdos y no involucionar ante el bien de una nación que es la paz, después de tantos años de guerra y de violencia. En emotivo discurso que de pie ovacionó la mayoría de los presentes, entre otras cosas anotó: “Lo dije hace un año y lo repito hoy, ad portas de regresar a mi condición de ciudadano raso: la popularidad-esa caricia efímera para la vanidad-la sacrifiqué gustoso y la volvería a sacrificar… ¡a cambio de una sola de esas vidas salvadas!”. Y agregó: “Por eso hoy les digo-no como presidente saliente, sino como un colombiano más que quiere a su país-a ustedes, congresistas, y al próximo presidente Duque: ¡Cuiden la paz que está naciendo! ¡Cuídenla! ¡Defiéndanla! ¡Luchen por ella! Porque es el bien más preciado que puede tener una nación”.

Durante la instalación del nuevo Congreso, también resaltó sus logros en variables referidas al plan de economía social donde destacó su compromiso de sacar al país de la situación de la pobreza y la miseria. En este tema destacó que la décima parte de la población colombiana hizo dejación de la pobreza durante su gobierno, se dio la universalización de la cobertura en salud y el acceso al agua potable a 6.8 millones de personas.
Dentro de los retos del país, Santos se refirió a la necesidad de seguir adelante con la implementación de los acuerdos de paz, afrontar con decisión los asesinatos de líderes sociales, replantear los términos de la lucha contra el narcotráfico: “Una guerra que llevamos perdiendo medio siglo no l vamos a ganar si no cambiamos la estrategia”, enfatizó.

En reconocimiento de sus imposibilidades de su gobierno, manifestó Santos que queda en deuda en asuntos como las reformas al sistema pensional y a la Justicia.

El mayor logro del gobierno del presidente Santos, como él mismo con orgullo lo expresa, fueron sus esfuerzos por la consecución de la paz; pero también ha reconocido equivocarse al haber sometido a consulta popular los acuerdos de paz, acto considerado innecesario y que condujo a un plebiscito que polarizó al país y que casi malogra el proceso de paz.

Otra deuda que vale la pena destacar es la referente a los pensionados, a quienes deja muy decepcionados. Santos se había comprometido con los pensionados bajar las cotizaciones en salud, durante su campaña por la reelección prometió que apoyaría el proyecto de Ley que bajaría del 12% al 4% la cotización de salud. Pero no cumplió bajo el argumento de que esta decisión perjudicaría las finanzas de la nación.

Para concluir se destaca que el pasado 21 de julio, el Gobernador del Cauca, Oscar Rodrigo Campo hizo entrega a Santos la Medalla José Hilario López por su compromiso de paz en el país y en el departamento del Cauca. Campo también agradeció el impulso del mandatario por implementar y desarrollar proyectos productivos en beneficio de la región.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!