EL CAUCA DESHECHO Y NUESTROS FUNCIONARIOS ¿QUÉ HACEN?

Por: Santiago Zambrano Simmonds
zambrano_simmonds@hotmail.com

Bloqueos paro agrario cauca

-En las condiciones tan complejas que siempre se han vivido en el Cauca hubo recientes eventos que nos llenaron de esperanza, todos celebramos cuando Santos anuncio el inicio del Proceso de Paz; nos regocijamos por el nombramiento de Aurelio Iragorri en las carteras de Interior y Agricultura, las más claves para el Cauca; celebramos la designación como presidente del Senado de Luis Fernando Velasco y también la reelección como senador indígena de Marcos Avirama.

Nos dijimos: ¡por fin! hombres caucanos, capaces, conocedores de la delicada situación del Departamento, íntimos del Gobierno Nacional es decir estaba todo servido para iniciar la armonización del Cauca y aún más, regionalmente contábamos con la mayor cantidad de dinero disponible en la historia del Departamento (1.2 billones) producto de las regalías, pero entonces ¿qué pasó? ¿Por qué hoy estamos iguales o peores que en los paros de 2012, 2013 y 2014…….?

Santos cometió el error de hacer toda su apuesta de gobierno al Proceso de Paz y en su único cometido se ha preocupado más en los hitos políticos que en acabar los factores que generaron violencia, que en el Cauca tienen que ver con la tenencia de las tierras, el narcotráfico, las etnias y con la precaria presencia del Estado. De todo lo anterior en su gobierno se ha hecho muy poco. Ojalá no haya puesto al Cauca como botín de guerra.

En cuanto a nuestros dignatarios es claro para nuestro infortunio, que se “bogotanizaron”. Es posible que ellos tengan claro que para pelechar en política cuando se tiene origen en un departamento pobre cómo el nuestro, deben sumarse a la corriente que más los empuje sin embargo se olvidan que su trascendencia es tan efímera cómo sus actuaciones; Y finalmente en cuanto a las regalías, el anterior gobernador gastó gran parte de ellas pensando en las siguientes elecciones y no en el futuro de los caucanos.

Ahora bien respecto a los dolorosos hechos ocurridos ésta semana hay cosas que resaltar que nos deben preocupar a todos: 1) El Gobierno Nacional viene a la “provincia” a apagar incendios, se compromete más de la cuenta y por la espalda está haciendo conejo burlándose de sus interlocutores. 2) El paro no tuvo la aceptación de todo el campesinado caucano pues entre otros, ni Dignidad Campesina ni la ANUC participaron en él. 3) De la virulencia de las acciones se puede inferir que el paro fue infiltrado por actores violentos, algunos porque les gusta la anarquía, otros para hacer una demostración de fuerza y otros para poder pasar la droga al Pacífico. 4) A falta de oportunidades hay un creciente descontento de la población juvenil campesina e indígena, que es aprovechada por los “cerebros del caos” para sembrarles odio y ponerlos como carne de cañón. Sólo los que vivimos aquí sabemos que el pueblo indígena y campesino no son culturalmente violentos, son irreverentes pero eso es otro tema.

Aquí hay un problema muy grande que tiene que ser resuelto desde la región con el liderazgo del Gobernador pues él debe ser el garante de la inclusión de todos los caucanos. Nuestras dificultades no pueden seguir resolviéndose con la miope y prejuiciosa visión de Bogotá. Por ejemplo no debe seguirse generando la política de tierras y de propiedad del agua en acuerdos de carretera. Además no nos podemos olvidar que todos los gobiernos nacionales de los últimos 26 años tienen gran responsabilidad del cada vez mayor fracturamiento del Cauca.

En cuanto a los indígenas ellos deberían recordar lo siguiente: 1) Que la gente de Popayán no es su enemiga, que es aquí donde se les compra la mayoría de su producción y no seguir sitiándola cómo si estuviéramos en guerra. 2) Los mestizos somos una realidad tanto como son los puros y nuestra mejor salida es convivir en paz pues nos necesitamos mutuamente. 3) Que con la misma determinación y organización con la que protestan algunos de sus líderes, también deberían hacerlo en época de elecciones en vez de venderse como prostitutas a cualquier partido que ni siquiera los representa.

Ahora bien los que apoyan las vías de hecho cimentados en un discurso social hay que decirles que cuando se sitia una ciudad los más afectados en el corto y largo plazo son siempre los más pobres. Y a los guerreristas que sólo quieren bala recordarles que no hay en la historia un evento que las guerras hayan solucionado, puede que haya sometimiento pero esa calma es chicha.

Le quedan a este gobierno todavía dos largos años para recomponer el camino y a los funcionarios citados años de luna de miel, ojalá los aprovechen para que los recordemos cómo los grandes hombres contemporáneos del Cauca y no como simples títeres de Bogotá.

Para reflexionar: Al paso que vamos ¿cómo será el posconflicto?

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del magazincnc.

¡Tu opinión es importante!