Gobierno departamental del Cauca socializa la campaña ¡Pásala sin Pólvora!

Bajo el nombre ¡Pásala sin Pólvora! ¡En el Cauca somos luz! la Gobernación del Cauca – Secretaría de Salud Departamental socializó en rueda de prensa el pasado miércoles 27 de noviembre, la campaña de prevención de lesiones ocasionadas por pólvora, y cuyo objetivo central es sensibilizar a la comunidad en general, incluidos padres de familia, acudientes, organizaciones sociales y todos los actores, en torno a la prevención de lesiones por uso de la pólvora.

Las huellas que dejan las lesiones por pólvora son
imborrables por las consecuencias físicas y el daño psicológico que
ocasiona. Por esta razón, a lo largo de todo el
año se realizan acciones de asistencia técnica y seguimiento por parte del
personal de la Secretaría de Salud Departamental responsable del tema, con
cobertura en los 42 municipios. Estas tareas incluyen lineamientos remitidos
para los alcaldes, tareas específicas a ser implementadas y un enfoque para que
todo este proceso logre la articulación a nivel local con autoridades de policía,
hospitales y con el ICBF, para lograr así una atención integral a los
afectados.

Una de las tareas a destacar que ha desarrollado el ente de salud departamental en los municipios es la de asistencia técnica que ha posibilitado facilitar la formulación, consolidación y actualización de los planes de contingencia. “Este es un llamado urgente a los alcaldes de los 42 municipios del Cauca, se hace respecto a la obligación que tienen como primeras autoridades policivas de sus jurisdicciones para velar por el cumplimiento de las normas legales que regulan la fabricación, transporte, venta y uso de artículos pirotécnicos, las cuales se acentúan de manera incontrolada en temporadas de fiestas de fin e inicio de año” indicó Karen Viviana Pérez Imbachí, Subsecretaria de Salud del Cauca.

Hasta el momento, 42 municipios del Cauca cuentan
con decretos reglamentarios que facultan a la Policía Nacional para aplicar el
artículo 29 y 30 del Código de Policía en el que están contempladas las
sanciones. Además, se tiene la ley 670 de 2001 por medio de la cual se
desarrolla parcialmente el artículo 44 de la Constitución Política para
garantizar la vida, la integridad física y la recreación del niño expuesto al
riesgo por el manejo de artículos pirotécnicos o explosivos.

La ruta que debemos aplicar en el caso de que un
menor resulte lesionado por pólvora arranca con la consulta inmediata al centro
de salud más cercano para que el personal médico evalúe la situación. Los
puntos de atención en los municipios deben estar enlazados con el ICBF y la
Comisaría de Familia.

El
Cauca en cifras para el periodo 2018

Durante la anterior temporada de vigilancia
intensificada, los departamentos de Valle de Cauca, Nariño, Cauca y Antioquia
son los que mayor proporción de afectados menores de edad presentaron en el
2018, según reportes del Instituto Nacional de Salud, por su parte, el
Departamento del Cauca notificó para este período 69 casos, de los
cuales, 26 ocurrieron en menores de edad

Los municipios que reportaron mayor número de caso
son: Popayán (10), Santander (4), Toribio (4), Cajibío (4), Buenos Aires (4),
Guachené (3), Caloto (3), Piendamó (3), Argelia (3) y Timbío (3). En la mayoría
de los casos los cohetes, los totes y las granadas son los artefactos que más
han estado presentes en los eventos y el escenario en el que más frecuentemente
suceden estos accidentes es la vivienda y la vía pública.

El
jefe de la cartera de salud del departamento fue enfático al decir que el
índice de menores lesionados en el Cauca a causa de la manipulación de la
pólvora debe disminuir en el 2019. “Es muy importante que padres y cuidadores
nos acompañen en este proceso y objetivo de disminuir los lesionados menores de
edad por pólvora, que, sin el concurso de ellos, será muy difícil lograr ese
objetivo, ellos deben entender que la pólvora no es para los niños, está
prohibida y no se debe manipular.” Indicó Héctor Andrés Gil Walteros –
Secretario de Salud Departamental del Cauca.

“Nos preocupa porque a pesar de que es un evento
perfectamente prevenible tenemos muchos inconvenientes frente al tema cultural,
en concebir a las fiestas de fin de año asociadas al uso de pólvora, tenemos un
incremento de casos los días 7, 8, 25 y 31 de diciembre,  por eso, 
le hemos apostado a una estrategia de comunicación que tiene dos énfasis: el
cuidado de los menores de edad y evitar asociar la diversión con la
manipulación de pólvora” puntualizó el ingeniero Camilo Paz Velasco – referente
sustancias tóxicas de la Secretaría de Salud del Departamento.

La vigilancia intensificada de este evento inicia
el 01 de diciembre y finaliza a mediados de enero del 2020.