Kenabelé, la orquesta de Silvia Cauca que suena en Europa.

Lo que comenzó como el sueño de un grupo de músicos del municipio de Silvia, Cauca en 1992, hoy se perfila como uno de los mejores aportes de este departamento al género de la salsa. Se trata de la orquesta Kenabelé, agrupación que haciendo apología al adagio: ‘nadie es profeta en su tierra’, ha comenzado a conquistar públicos extranjeros con un sonido característico que fusiona ritmos autóctonos con el sabor característico de la salsa.

Kenabele orquesta

Recorrido.
“Inicialmente todos los integrantes eran de Silvia, posteriormente la orquesta por cuestiones de trabajo de la mayoría de ellos se traslada al Valle del Cauca, ahí es donde se vinculan algunos amigos cantantes de Palmira, Cali y Jamundí”, afirma Juan Carlos López Morales, bajista y director Administrativo de Kenabelé, nombre que proveniente de la lengua misak. “Kenabele viene del dialecto guambiano significa movimiento, los que tocan, los que hacen música; los guambianos saben de qué se trata y que hace parte de su dialecto”, afirma el trompetista y director musical Delber Sanin Fernández Montenegro.
En 1995 la orquesta graba dos temas con los que incursionan en el ámbito musical: Yo También Soy Sentimental, y Cuando Te Conocí, de autoría de unos de sus integrantes, sin embargo el deceso de uno de sus integrantes hace que la agrupación haga un breve receso.
Con paso firme
El talento puro de Kenabele ha logrado calar en algunas emisoras, a pesar que muchas de ellas al son de la famosa payola o pago por hacer sonar sus temas, intentan frenar su camino al éxito. “Esto es lo que de alguna manera frena el que las orquestas locales se den a conocer… por eso nos dimos a la tarea de difundir nuestra música, a establecer contactos vía internet y caló, gustó la propuesta musical, el producto es bueno y la gente lo ha acogido bien, así fue como se abre paso”, afirma Delber con la emoción que le produce saber que la música que hacen se escucha en en países de Europa, así como en México y Miami.
“Afortunadamente nos ha ido bien, ha habido el espacio para participar en varias ferias de Cali, también les causa un poco de curiosidad que de Silvia toquemos salsa, una vez algo curioso un presentador nos decía que “de la montaña también viene salsa”.
En estos momentos la orquesta termina un nuevo trabajo musical de seis canciones que prometen poner a bailar a todo el país. “Afortunadamente tenemos una gran ventaja y es que contamos con estudio propio en Silvia, esta fue otra de las grandes metas que teníamos”, resalta Delber, quien afirma que el secreto de los logros de Kenabelé está en que más que una orquesta son una familia musical.