La empresa de transportes de pasajeros TransQuilichao, Valle Caucana y TransYumbo con ruta Santander de Quilichao – Cali, le “muerde” la mano a sus usuarios.

Por Diego Luis Carabali C.

Transquilichao new

Hay un dicho de la sabiduría humana, que el “perro que le muerde la mano a su amo”, o quien le da “patadas a la cuchara”; es sinónimo de mal agradecido, eso es lo que está pasando con una de las empresas de transporte de pasajeros intermunicipales como es Trans Quilichao (Filial de transportes Rio Cali)que dice en su eslogan que nos lleva por dentro, y a la que la comunidad de la tierra de oro nunca a desamparado; pues es a la única que a pesar de su irregular servicio que presta ,se le hace colas llueva ,truene o relampaguee .
Para muestra un botón, hace varios meses por este mismo medio hicimos una denuncia sobre el deterioro en la prestación del servicio en la que había caído la empresa que lleva nuestro nombre de “Quilichao”, y con ella la Vallecaucana y la Trans Yumbo que pertenecen al mismo dueño o compañía, lo cual no era la base de nuestra preocupación en eses entonces , pero si, el deterioro del parque automotor; motores ruidosos, sillas con ganchos peligrosos, controladores de velocidad en mal estado, varios conductores vulgares y faltos de principios y buenas relaciones interpersonales que tratan mal al pasajero, recorridos con excesos de velocidad incluidos, y como si fuera poco sin la garantía de la expedición de un tiquete como respaldo de viaje y equipaje tal como lo ordena la ley del transporte de pasajeros en el país y que a su vez se constituye en la prueba reina de uso del servicio por parte del pasajero.
Ahora la cosa en vez de mejorar , antes tiende a empeorar; como base ,me llego el testimonio y a la vez denuncia de un usuario quilichagueño, el cual a su regreso a casa con motivos de sus vacaciones después de un arduo y peligroso trabajo en las fuerzas militares a la que pertenece en su grado de sargento del Ejército, tomo el micro número 34 de la Vallecaucana el día a las horas en la ruta Origen Terminal de Cali-destino Terminal de Santander de Quilichao, el señor Jhon Ruiz conductor del micro ya relacionado, le recibió el equipaje al pasajero en mención y lo dispuso en el baúl trasero de su vehículo; por supuesto el usuario con toda la confianza y convencido de que es uno de los mejores servicios de la región, se dispuso a disfrutar de su feliz regreso a casa con los deseos de saludar a los suyos; pero la sorpresa y amargura se presentó al llegar al destino y darse cuenta que su equipaje no comparecía donde había sido colocado por parte del conductor, conclusión la maleta había sido hurtada, por quien y como ni aun se sabe; después de agotar el protocolo de informar conjuntamente con el conductor ante los funcionarios correspondientes en la oficina de Santander de Quilichao y de Yumbo, comenzó toda una odisea; hoy tres meses después, a pesar de los reclamos, las llamadas, los diálogos telefónicos con áreas jurídicas o legales como suelen llamar en la empresa, no se ha logrado una eventual solución; y como si fuera poco ,como respuesta a la petición del usuario angustiado a quien le toco volver a comprar sus pertenencias, le responden en un escueto, grotesco y des obligante documento que su petición es negada como les parece y que si le sirven $200.000 pesos que pase por ellos a la oficina como si le estuvieran haciendo un favor al ciudadano usuario; entonces para que existe una reglamentación si no le paran bolas? y donde está el seguimiento de la oficina de atención al cliente que dice mantener muy atenta a estas situaciones? Donde está el señor gerente que en meses anteriores cuando hicimos una crítica similar por el deterioro en el servicio, de inmediato nos visitó para dar explicaciones y presentarle disculpas a los usuarios quilichagueños base fundamental de la economía de dichas empresas?
Lo que se puede concluir es que esta empresa en concreto no está cumpliendo con la ley emanada para tal fin y por medio de la cual se reglamentan los deberes, obligaciones, garantías y condiciones para las partes de un contrato consensual que debe ser vigilado por las autoridades competentes para su eficaz aplicación y cumplimiento; este des obligante caso, llena de incertidumbre a miles de viajeros que en el día a día se dispone a hacer uso de este medio de transporte sin las mínimas garantías de que sus pertenencias y equipajes se extravíen.
Pero como habitamos en un País donde poco control y vigilancia se ejerce por parte de las entidades competentes, el usuario que se “JODA”.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazincnc.com

¡Tu opinión es importante!