La estrategia social Kufu


Por: JAME BONILLA MEDINA –
jaboneme@hotmail.com

-Entre julio y diciembre del pasado año, 3.130 escolares de la Guajira recibieron, gratis, dos bebidas: una gaseosa, con sabor a mora enriquecida con vitaminas B5, B6, B9, B12, magnesio y zinc; y otra con avena y mango, fortificada con vitaminas A, C, E, zinc y selenio. Ambos productos estaban identificados con la marca Kufu de la envasadora Postobón. Hasta aquí nada trascendental, incluso un acto generoso.

En el momento que la reconocida empresa lanzó el programa como la primera fase de una campaña de perfil social con fines de “contribuir a la nutrición de los niños no desnutridos mayores de cinco años, a través de la entrega del producto en conjunto con la alimentación escolar”, despertó polémica en médicos, expertos y algunos periodistas, quienes plantearon ciertas dudas respecto a la favorabilidad del mismo.
Recientemente la Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP) emitió un comunicado aclarando no considerar los productos Kufu como un suplemento de gran valor nutricional: “Reconocemos el interés de la empresa Postobón en llevar a cabo una estrategia social que beneficie a la comunidad wayu. Sin embargo, manifestamos que la bebida Kufu, aunque es refrescante con adición de algunas vitaminas y minerales, no tiene un gran valor nutricional y por esta razón, la SCP no considera que sea un suplemento complementario o dietario, especialmente en el tratamiento de la desnutrición”.
A la cuestionable repartición de bebidas se suma la denuncia hecha por el colectivo Liga Contra el Silencio donde se informa que varios niños y familiares fueron involucrados en un estudio experimental sobre el impacto de “la estrategia Kufu” en la población infantil guajira. Peso, talla y toma de muestras de sangre para cuadro hemático y glucemia, se adelantaron en algunos centros educativos.

Postobón ha aclarado que su fabricación no tiene fines comerciales, no es un fármaco, tampoco un soporte nutricional, la elaboración cumple con todas las exigencias de calidad para el consumo humano, el contenido de azúcares es mínimo. El trabajo con la población fue un “seguimiento técnico” y que hoy analiza “la información producto de ese rastreo”, con la autorización y participación de padres y maestros en procesos educativos de vida responsable. Destaca su compromiso con el desarrollo en varias regiones del país.

De esta discusión se ciernen puntos irrefutables:
– Un suplemento, así se denomine “contribuyente nutricional”, debe cumplir con la proporción en sus ingredientes: proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y oligoelementos que lo hagan consumible, tolerable y benéfico para el ser humano. Una gaseosa con la adición de pocas de estas sustancias, no cumple con los requerimientos científicos estipulados.
– Toda actividad investigativa que involucre seres humanos en sus actividades, requiere de una institución directriz avalada por Colciencias (universidad, hospital, ONG etc.) y siempre debe poseer un comité de ética, así sea con fines comerciales. Si hay niños de por medio, su participación debe contar con el consentimiento de los padres o cuidadores.

– En la actualidad, hay un consenso mundial en cuanto a rechazar el consumo de bebidas gaseosas y conservas ultraprocesadas por considerarse nocivas para la salud, causantes de obesidad y enfermedades crónicas prevenibles (pandemia del siglo XXI). Por mucho que se maquille la presentación y objetivos, no nos digamos mentiras: detrás de todo está el interés comercial por promocionar la marca y sus productos. En una región como la Guajira, conocida por sus elevadas cifras de vulnerabilidad y atraso, es fácil tarea y qué mejor asegurar la fidelidad y el hábito desde la población infantil. La ganancia privada por encima del bienestar común o neoliberalismo rampante.

Valga la comparación: así como la marihuana es el comienzo en el consumo de otras sustancias psicoactivas, el “coadyuvante nutricional” puede ser el inicio de las bebidas azucaradas, energizantes o comestibles chatarra.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC

¡Tu opinión es importante!