La Policía capturó diez integrantes de la banda ‘Los Indios’, dedicada al tráfico de estupefacientes.

Tras un trabajo investigativo de por lo menos nueve meses, la Policía Metropolitana de Popayán, a través de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín), logró capturar a todos los integrantes de una banda delincuencial dedicada al expendio de estupefacientes en los sectores de San Francisco y la Quebrada Pubús.

La Policía capturó diez integrantes de la banda ‘Los Indios’, dedicada al tráfico de estupefacientes.

“Los elementos materiales probatorios recopilados por nuestros investigadores donde se evidenciaba la actividad ilícita, así como los roles que desempeñaba cada uno de los integrantes de la estructura, permitieron sustentar las órdenes de allanamiento y de captura ante un Juez de la República”, explicó el Coronel Pompy Pinzón, Comandante de la Policía Metropolitana.
En videos de seguimiento logrados por funcionarios de inteligencia, quedó registrada la forma en la que la banda distribuía dosis de marihuana y bazuco en los sectores mencionados anteriormente, ocultándolas en sitios coma alcantarillas, debajo de las piedras, contadores o lugares que a simple vista pasa desapercibido procurando evadir a las autoridades.
Por eso se identificaron a los líderes, distribuidores, expendedores y ‘campaneros’, quienes actuaban de manera articulada a la hora de vender los alucinógenos entre los consumidores del sector, generando, poco a poco, millonarias ganancias, en detrimento de la salud pública y de la seguridad de la comunidad.
Se trata de alias ‘El Indio’, persona que coordinaba esta actividad delictiva junto alias ‘La Hormiga’. Alias ‘Wifi’, alias ‘Elizabeth’, alias ‘El Negro’ y alias ‘La India’ eran los responsables de la venta. De igual forma están: alias ‘Puntilla’, alias ‘Primo’, alias ‘Seco’ y alias ‘Gatica’, quienes alertaban a sus cómplices sobre los movimientos de las autoridades. Junto a estas personas había dos niños que lastimosamente eran instrumentalizados por los delincuentes en esta actividad y que fueron dejados a disposición del ICBF.
Tras sus capturas, fueron imputados por los delitos de concierto para delinquir y fabricación tráfico o porte de estupefacientes. Un juez con función de control de garantías decidió enviarlos a la cárcel.