La Policía incautó 168 dosis de bazuco en medio de un allanamiento adelantado en Miranda, norte del Cauca.

capturados con droga en miranda
En el procedimiento se logró la captura de dos ciudadanos, señalados de comercializar dicha sustancia ilegal.
Bajo el propósito de golpear las organizaciones delincuenciales dedicadas al microtráfico en el Cauca, uniformados de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía adelantaron una diligencia de registro y allanamiento en un inmueble del barrio Eliza de Miranda, norte del Cauca.
Este operativo surgió tras la denuncia de la comunidad del sector, la cual manifestó su preocupación sobre estos hechos generados por la venta de sustancias estupefacientes y alucinógenas, denunciaron esta situación ante las autoridades competentes.
Así las cosas, los funcionarios de este grupo especial, bajo la coordinación de la Fiscalía, empezaron a recolectar elementos materiales para comprobar que en la casa indicada por la ciudadanía se comercializaba dosis de bazuco entre consumidores, no solo de este barrio, sino de sitios aledaños. Por eso se adelantaron labores investigativas como seguimientos, entrevistas a ciudadanos inconformes y actividades de vecindario, las cuales permitieron establecer que la residencia sí era usada para adelantar esta actividad delincuencial.
Por tal razón, y con el fin de salvaguardar la salud pública y la convivencia ciudadana, se adelantó la respectiva diligencia judicial, con los siguientes resultados: 168 dosis de bazuco, avaluadas en aproximadamente en dos millones de pesos. Este alucinógeno estaba listo para su comercialización y estaba escondido entre bolsas plásticas. En medio de este operativo, se capturaron a dos ciudadanos, familiares entre sí, ya que serían las personas que lideraban la venta de esta nociva sustancia.
Cumplida la diligencia judicial, los sujetos fueron dejados a disposición de la Fiscalía General de la Nación ya que deberán responder por su probable participación en el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes ante un juez de control de garantías.
Gracias a esta intervención se da un parte de tranquilidad a los habitantes del barrio Eliza, ejemplo de los buenos resultados que se obtienen cuando la ciudadanía decide denunciar aquellas situaciones que atentan contra el bienestar comunitario y la seguridad.