LIBERANDO LA MADRE TIERRA.

madre tierrra

Por: Omar Orlando Tovar Troches –ottroz69@gmail.com-

Al momento de escribir estas líneas, los hermanos Nasa nuevamente emprenden la ardua tarea de la “Liberación de la Madre Tierra”, como respuesta a los eternos incumplimientos de todos los gobiernos, respecto a los acuerdos que han firmado con los pueblos indígenas o las condenas impuestas por la justicia nacional e internacional, debido a la responsabilidad del Estado en cuanto a la violencia emprendida durante la larga noche de más de 500 años, en contra de esta Nación ancestral.
Escribe el líder indígena Feliciano Valencia en su página de Facebook: “…los que no saben el valor integral y cultural de la tierra, salen a decir “y ahora esos indios hp que quieren, tienen suficiente tierra, no la trabajan y quieren más”, les quiero decir a estas personas que para este indio y muchos más, el asunto no es de número de hectáreas…”, créanme y créanle. Es triste constatar la total desinformación que tienen muchos de sus paisanos y vecinos, sobre el problema de tierras y de la pobreza general en el territorio del Cauca.
La gente del común, cree con fe ciega todo aquello que de manera tendenciosa, reportan los malhadados “reporteros de la comunidad” de todos los medios locales y nacionales, aún no entienden que estos despistados “reporteros” sólo informan lo que las mal llamadas autoridades policiales les soplan antes de salir a dar la chiva. Muchos de los paisanos y vecinos de esos “indios”, no saben y no quieren saber, que los reclamos de los pueblos ancestrales tienen el total reconocimiento del aparato jurídico Colombiano y el Internacional, y, que son y han sido los gobiernos de turno, quienes de manera sistemática han desconocido estos mandatos y han faltado a la palabra empeñada, claro; la de los gobiernos.
Ahora que estamos tan cerquita de dar el primer paso hacia la reconciliación nacional y hacia un proceso de Paz con justicia, equidad y dignidad, es bien sospechoso, por llamarlo de algún modo, que los representantes del gobierno, incluido ministro Caucano- el Junior Iragorri-, desconozcan flagrantemente lo pactado y lo mandado, con el baladí recurso de defensa a ultranza del capital privado de los patrocinadores de sus campañas proselitistas, ¿cómo creer en un gobierno que llama al diálogo democrático y que a su vez desconoce y criminaliza la protesta de quienes ya han agotado todas las vías de dialogo con la burocracia de segundo y tercer nivel?.
Mientras el Presidente Santos sigue jugando al equilibrismo político, para sacar adelante su proceso de paz con la guerrilla de las F.A.R.C., insiste en impulsar su locomotora minera, sin atender a las miles y miles de voces del común y de la academia, que alertan sobre el inminente desastre ecológico que propiciaría la dichosa locomotora, insiste en la venta del territorio nacional a las transnacionales de la agro-industria, sin dar soluciones a los campesinos del Paro que si existió, pero que el presidente aún desconoce. Estando así las cosas, es bien difícil creer en un proceso de paz, en el que el Estado Colombiano a través del su gobierno, no es, ni será capaz de garantizar la soberanía ni la seguridad alimentaria que los Colombianos requerimos, puesto que la poca tierra que no va a vender a las transnacionales del agro, la dará en concesión a las grandes empresas transnacionales de la minería.
Y quisiera terminar con Feliciano: “Muchos indios y muchas indias no estamos pensando dejarle a nuestros hijos cuentas bancarias, inmuebles o mucho dinero, no, estamos pensando dejarles tierra para que la semilla siga germinando. No somos un estorbo para el desarrollo, lo que pasa es que nosotros miramos el desarrollo de otra forma.” A esto es, a lo que los laureados Nobel de la Economía llaman; desarrollo alternativo, los indios de América le llaman “El Buen Vivir”.
Adenda: Curiosa la inmediata respuesta de la Policía, llega con inmediatez ante cualquier protesta ciudadana (los indios también son ciudadanos) pero permanece incólume ante la delincuencia cotidiana, que nos quita la tranquilidad y hasta la vida, y eso que los gobiernos de Santander de Quilichao y del Departamento del Cauca; fueron elegidos bajo el auspicio de la A.S.I., la independiente, no la indígena. ¡Ojo! nos están maltratando y así se quieren hacer re-elegir.