Pliego de peticiones

Por: Jaime Bonilla Medina –
jaboneme@hotmail.com –

Tenemos nuevo presidente. Un saludo con todo respeto al abogado Iván Duque Márquez, pero a la vez, con mucho temor por diversos motivos. Sus raíces ideológicas y políticas vienen del Centro Democrático, partido que, desde el referendo por los acuerdos de paz hasta la pasada campaña electoral; con la operación mentira, odio y amedrentamiento, polarizó al país en buenos y malos, según siguieran o no sus discutibles doctrinas de derecha.
Temor por su inexperiencia en cargos administrativos y de regencia. De primíparo senador, después de ocupar puestos de consultor en los gobiernos de Santos; pasa, por imposición del expresidente Álvaro Uribe, a ser precandidato a la presidencia siendo un absoluto desconocido en el panorama político. Aquellos que lo comparan con los jóvenes mandatarios Trudeau o Macron, no han leído sus brillantes y extensas hojas de vida. Pueda que Duque sea “un buen muchacho”, pero como novel gobernante va a necesitar las orientación y acompañamiento de excelentes asesores.

Pero miremos el temerario marco intelectual que lo rodea: su padrino Álvaro Uribe y todo un ramillete de personajes (Ordoñez, Ramos, José Obdulio, Londoño, Pastrana, Gaviria, Vargas Lleras, etc.) inmiscuidos en investigaciones penales, corrupción, parapolítica, clientelismo y banalidades públicas.

Le pedimos al nuevo Presidente que, cuando le hablen de estímulos a los militares según las bajas humanas que produzcan, primero hable con las madres de Soacha y escuche sus desgarradores testimonios.

Cuando le insinúen interceptar los teléfonos de magistrados, políticos, periodistas o civiles críticos al gobierno; desobedezca, no vaya y capturen a los responsables y salga enredado tal como su mentor.

Al pensar en perpetuar el sistema de salud y la Ley 100, recapacite, mire el fracaso y multimillonario atraco a la salud y bolsillo de los colombianos con tantas EPS intermediarias que siguen produciendo miles de muertes inocentes y un grave atropello laboral a sus trabajadores.

Le demandamos, si va reformar el sistema educativo, incluya una enseñanza básica donde el alumno desarrolle el pensamiento, la lectura crítica y aprenda asuntos prácticos para el futuro. Una educación superior gratuita, no solo para el pilo, sino para todo aquel que pretenda mejorar su nivel de vida.

Cuando aborde el tema pensional, recuerde que solo el 23% de los adultos mayores la disfrutan. Por favor, restituya la mesada catorce eliminada por su Jefe; y firme, si no lo ha hecho el Presidente Santos, el proyecto de ley que reduce el aporte de salud al 4%. Confirme su promesa: “No aumentaré las cotizaciones ni la edad de jubilación.”
Le reclamamos que, en asuntos financieros, economía extractiva y explotación de recursos naturales, haga respetar nuestra soberanía sobre suelo y subsuelo, sobre páramos, fuentes hídricas, fauna, flora y vidas humanas dependientes de ellos.

Y en asuntos de reforma agraria, nombre un ministro honesto, que no termine desviando las partidas de los pobres del campo hacia los grandes terratenientes.

Le solicitamos no se deje imponer el gabinete y sus principales consejeros por la jauría politiquera que lo asecha. Sea enérgico, autónomo y rodéese de personas jóvenes, idóneas, de libre pensamiento, comprometidas con el desarrollo y bienestar del país y sus gentes, tal como lo planteó en el discurso de bienvenida.

Por último, cuando piense en “trasformaciones sustanciales” a los acuerdos de paz, mire las cifras que hablan de disminución notoria de las muertes fratricidas, de secuestros, extorsión, minas quiebrapatas, Hospital Militar casi vacío en los últimos años. Ante todo, dialogue, concilie, pacte; no imponga su criterio con absolutismo, no sea el causante de un nuevo baño de sangre en Colombia.

Si se aparta de la cizaña, y gobierna con trasparencia, independencia y de acuerdo a las sentidas necesidades de su pueblo, será el ponderado Presidente de los colombianos; de lo contrario, figurará como otro gobernante más que pasó con más pena que gloria, por la larga historia de este pisoteado país.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!