Por deuda de la FiduPrevisora en riesgo $470 mil millones de los maestros.

La denuncia fue hecha por Abel Sepúlveda, médico y gerente de la IPS Emcosalud, que se encarga de prestar servicios médicos y asistenciales al magisterio en varias regiones del país.

Según las denuncias públicas hechas los operadores de salud en algunos departamentos como el Huila, Nariño, Valle Cauca, Caquetá, Putumayo y Huila, la mora ya supera los 26 meses. Ellos quienes prestan el servicio a más de 800 mil docentes del Magisterio Nacional, prendieron las alarmas por el no pago de $235 mil millones por parte de la FiduPrevisora, entidad que administra los recursos de la salud, esta deuda ya cumplió una cartera vencida de más de dos años y hacen parte de que hacen parte de tratamientos de alto costo ya prestados y depuración de bases de datos.

“Los contratistas de salud del Magisterio estamos solicitando que nos paguen la facturación que por alto costo, promoción prevención, salud ocupacional y por ajustes de bases de datos”, dijo Sepúlveda en claro rechazo a la deuda que por meses tiene con ellos la Fiduprevisora, y que en algunos casos supera periodos de tiempo de años.

Abel Sepúlveda, también advirtió que de no llegar a un acuerdo hay dos posibilidades; una dejar de prestar el servicio, alternativa que la ven muy remota, pues eso significaría trasgredir el mandato constitucional, y otra alternativa que es acudir a un Tribunal de Arbitramento.

Si se opta por la segunda opción, se ordenaría el embargo del otro 100% de la deuda esto serían $470 mil millones, casi medio billón de pesos, que pondrían en riesgo las cesantías y el pago de primas de los profesores.

A esta cartera se suman $25 mil millones más que por todo concepto la Fiduprevisora les adeuda a los contratistas de la región. Cabe aclarar que para la prestación del servicio, el país se dividió en cinco regiones; la porción del territorio nacional comprendida por los departamentos de Nariño, Valle Cauca, Caquetá, Putumayo y Huila, y donde la mora ya supera los 26 meses.

“A la fecha, y desde 1 de mayo de 2012, se empezaron a acumular deudas. Desde entonces nos deben dinero por ajustes relacionados con las bases de datos. Por temas relacionados con casos de alto costo nos deben 14 meses de facturas, y en algunas regiones las deudas superan los 26 meses”, señala Sepúlveda y agrega que los montos siguen creciendo en temas relacionados con la promoción, la prevención y salud ocupacional, respecto de los cuales ya la deuda llega a diciembre de 2015 y enero de 2016, y se agrava aún más debido a que a la fecha no se han auditado lo relacionado con los meses de febrero, marzo y abril.

Los reclamos hechos ante la Fiduprevisora -dice Sepúlveda- han sido resueltos por esa entidad argumentando que la demora obedece a la necesidad de auditar la totalidad de las cuentas.

Sin embargo el vocero de Emcosalud denunció que el retraso en la auditoría que anuncia la FiduPrevisora ya supera los dos años lo cual afecta los proceso propios de cada uno contratistas por la falta de pago. Al tiempo que agregó que los contratistas no se oponen a las auditorias, sino que por el contrario se hagan en los términos estipulados en los pliegos y que si se hacen después, reconozcan los intereses de mora respectivos, de acuerdo a la asignación de riesgos del contrato, que en este caso le corresponde al contratante (FiduPrevisora). De ser así, el monto de las deudas se podría duplicar a la fecha.

Sepúlveda explica que un mes después de presentadas las facturas por parte de los operadores estás deben ser auditadas y pagadas. “La falta de pago de la Fiduprevisora está afectando el normal funcionamiento de las entidades contratistas, y aunque los riesgos se están manejando con las uñas, la ausencia de pago mostrará sus efectos en los próximos 30 días”.

¡Tu opinión es importante!