Radicada demanda por la restitución de derechos territoriales étnicos de 762 familias de Timbiquí, Cauca.


Timbiquí dos
La Unidad de Restitución de Tierras busca restablecer los derechos territoriales étnicos sobre más de 71 mil hectáreas a 762 familias pertenecientes al Consejo Comunitario Renacer Negro ubicadas en la parte alta y media del río Timbiquí. Se espera alcanzar este objetivo con la demanda que la Unidad interpuso ante un juez especializado en el departamento del Cauca.

Con demanda interpuesta ante un juez del Cauca, la Unidad de Restitución de Tierras (urt) busca restablecer los derechos territoriales étnicos sobre más de 71 mil hectáreas a favor de 762 familias pertenecientes al Consejo Comunitario Renacer Negro.
El territorio, que está ubicado en la parte media y alta del río Timbiquí, fue titulado por el Incora mediante una resolución que se emitió en mayo de 2001, en la cual se otorgó título colectivo sobre una superficie de 71.010 hectáreas y 6.597 metros cuadrados a favor de 739 familias que sumaban 3.804 personas para la época.

Estos territorios se encuentran en la cuenca del río Timbiquí y las quebradas Cheté, Realito y Sesé, en cuyas riberas se asientan 11 comunidades del Consejo Comunitario Renacer Negro.

La instauración de la demanda es el resultado de la solicitud que adelantó este consejo comunitario junto con la Asociación de Consejos Comunitarios (Asoconsejos) ante la Unidad de Restitución de Tierras, con el propósito de implementar acciones de protección a su territorio y comunidades.
Para responder a este requerimiento, la Dirección de Asuntos Étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras solicitó medida cautelar sobre el territorio a mediados de diciembre de 2012. Hoy, con la anuencia de las comunidades, se procedió a la instauración de la demanda que busca proteger estos territorios que tienen afectaciones de tipo ambiental, generadas por actividades de minería informal a cielo abierto mediante uso de maquinaria pesada (aproximadamente 100 retroexcavadoras, que han generado un deterioro importante sobre los recursos naturales).

El pasado 12 de febrero del 2013, el juez de tierras del Cauca ordenó la suspensión de las actividades de minería informal mediante el retiro de la maquinaria y expidió la medida cautelar a favor de la protección del territorio étnico mediante el Auto Interlocutorio No. 023.
Con la medida cautelar se ordenó a la urt adelantar el estudio de caracterización de afectaciones territoriales, el cual comprende la recolección de pruebas documentales, testimoniales y técnico – científicas que sustentan la existencia de las diferentes afectaciones que se están dando en el territorio en el marco del conflicto interno armado y con factores subyacentes al mismo.

Con la demanda se espera generar una nueva forma de regulación de la actividad minera sostenible con el ambiente, que cambie la relación de la comunidad con su territorio y que genere acciones que conlleven al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

De esta manera, la Unidad de Restitución de Tierras culmina un proceso donde se recogen diferentes necesidades y experiencias, se evidencia una problemática compleja que confluye entre la riqueza natural, la pobreza de la mayoría de sus habitantes y el deterioro ambiental significativo de un territorio olvidado por el Estado a lo largo de la historia. Pero, a la vez, se inicia un camino hacia el cambio en las formas de relación hacia el ambiente y una incidencia significativa de las instituciones hacia la protección de este territorio étnico.

Para adelantar el proceso se involucró a entidades como la Corporación Autónoma Regional del Cauca (crc), Asoconsejos y las agencias de Cooperación Internacional de Mapp-oea y acnur.