Reflexiones citadinas

Por: CARLOS E. CAÑAR
SARRIA     –

carlosecanar@hotmail.com                –

           Primera. Profundo pesar ha causado
la muerte del veterano periodista, Oscar García López, caucano raizal como él
mismo con orgullo se definía; maestro de periodistas, empresario de prensa
audiovisual y escrita, fundador, entre otras, de empresas periodísticas como
Notivisión y del periódico Proyección del Cauca. En 1975 tuve la fortuna de
conocerlo y desde ese momento surgió una entrañable amistad que perduró
siempre. Yo adelantaba estudios de Filosofía en la Universidad del Cauca y de
manera muy gentil y generosa me invitó a escribir en el periódico El
Informativo del Cauca y años después en Proyección del Cauca. Desde el momento
en que le conocí despertó en mí la fiebre por el periodismo de opinión y mucho
de lo que soy ahora en mi condición de columnista se lo debo a Oscar. El don de
gentes, el sentido del humor, el calor de su amistad siempre quedarán como
recuerdos imborrables en mi vida. Rodeamos de afecto y solidaridad a su hija
Ana Bolena, a su esposo, Carlos Pito y a sus queridos hijos. El periodismo
regional está de luto. Oscar se fue a la morada de doña Elsa, quien se le
adelantó por casi un año.

          Segunda. La administración municipal
de Popayán en cabeza del contador público, César Cristian Gómez, seguirá
impulsando su programa de gobierno de Cambio. De seguro, hará reajustes en su
equipo de colaboradores y en algunas medidas referentes a los diferentes
frentes locales en el orden de prioridades. Todo gobernante es  susceptible a las críticas, precisamente
porque gobernar no es tarea fácil y menos en una ciudad como la nuestra, donde
a nadie se tiene contento, dónde palo porque bogas y palo porque no bogas.     

             Una cosa es ser críticos y otra
bien diferente ser criticones; los primeros hacen ver los errores y proponen
soluciones pensando en el bien público, los segundos, critican por criticar y
no aportan nada pensando en hacer daño, 
es decir, ni hacen ni dejan hacer.

             En los tres años que lleva de
gobierno el alcalde Gómez se le ha dado buen impulso a las obras de
infraestructura en calles y avenidas al tono del sistema estratégico de
movilidad; esto nunca se había visto en la ciudad y el cambio está a la vista
de todos. Se están terminando las obras y todos los payaneses y moradores
disfrutaremos de ellas. Que falta mucho en arreglo de calles y avenidas donde
los cráteres abundan generando accidentes y deteriorando los vehículos, es
cierto y en ello se mayor espera atención. Avances significativos en
señalización vial se han hecho por todo lados. Demarcación de zonas para
ciclovías eran necesarias y en ello hay un gran esfuerzo que no se puede
subvalorar.

             Esta administración se ha
caracterizado por la aproximación a la ciudadanía. El alcalde visita
directamente a las comunidades, donde están las problemáticas y crea compromiso
conjuntos para la solución de las mismas. Hay mejoramiento en varias
comunidades de sus condiciones de vida.

              Qué hace falta mayor seguridad es
cierto; las autoridades deben estar más atentas en impedir la proliferación de
robos, atracos, la acción de apartamenteros, etc. que en ocasiones dan la
sensación de ciudad al garete.

              Desde nuestras columnas
periodísticas a ésta y a anteriores administraciones hemos enfatizado en la
necesidad de construir cultura ciudadana porque de ello depende la mayoría de
las soluciones de los problemas de las sociedades modernas. Irrespeto de las
normas de tránsito, violación del espacio público, ruido estridente, la falta
de consideración al otro, basuras por todo lado, el irrespeto a las filas o
colas, el caos vehicular, etc. son males que se pueden resolver mediante una
ética ciudadana.

             Por eso nos parece plausible,
entre otras cosas, esta administración. Hay esfuerzos notables en esta tarea.

             El alcalde Gómez Castro ha decidido
suspender la medida del Pico y Placa para este año 2019, la primera ciudad del
país que toma esta decisión, como oportunidad de enfatizar la cultura
ciudadana. En realidad, los ajustes a esta medida fue una de las promesas del
actual alcalde; al inicio de su mandato, trató de implementar cambios pero se
dejó presionar por los transportadores y la cosa siguió igual.

            Hemos sido insistentes en afirmar
que en Popayán lo que ha existido no es Pico y Placa sino Día y Placa, porque
no se ha realizado sólo en las horas pico o de mayor congestión vehicular y en
ciertas zonas, como en otras ciudades del país. Buena oportunidad para que los
payaneses demostremos civismo.

            Como ya estamos en época preelectoral,
no pocos quieren hacer política despotricando de los mandatarios en ejercicio;
lo más cuestionable es que algunos cuando tuvieron la oportunidad de ejercer el
poder nunca hicieron nada positivo por Popayán y el Cauca. Ahí están pintados!

            Los payaneses y los caucanos
tenemos que tener bien abiertos los ojos y despejado el intelecto para no
dejarnos embaucar de este tipo de politiqueros baratos.

¡Tu opinión es importante!