Reflexiones navideñas y de fin de año

Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA    –

           Estamos en época de Navidad, de fin
y comienzo de año. Tiempo propicio para reflexiones,  balances, expectativas.  Logros y fracasos, ilusiones y
desesperanzas,  propósitos y metas. El
reencuentro entre familiares y amigos, donde el afecto y el calor humano  llenan de alegría y  regocijo. No falta a quienes  la soledad y la amargura les abriguen el
corazón, el reto es continuar a pesar de las vicisitudes de la vida, con fe y
esperanza en un nuevo amanecer.

             El amor concentrado en torno al
nacimiento del Niño Dios  hace eco en
todos los hogares y en todos los rincones. El nacimiento del Mesías significa
el advenimiento de tiempos mejores, la Navidad es la luz contra la oscuridad  de los acontecimientos tristes que llena a
los colombianos de desesperanza.

            En el ámbito nacional nos permitimos
hacer algunas reflexiones: Iván Duque inesperadamente fue elegido presidente
gracias al liderazgo de Álvaro Uribe, éste además fue reelegido con contundente
votación para el senado. Cuatro meses de mandato de Duque  y su popularidad no le alcanza para el 30%.
Escándalos de corrupción por todo lado, el más sobresaliente el relacionado con
Odebrecth donde el fiscal general Néstor Humberto Martínez y otros actores
están en el ojo del huracán; hay mucha tela por cortar sobre este caso.

            Reformas impopulares como la Ley de
Financiamiento,  la Tributaria y otras
medidas hacen más conflictiva la relación Estado-sociedad, lo que da lugar a la
protesta social y a la acción de los movimientos sociales en su lucha por el
reconocimiento. Un irrisorio aumento al salario mínimo del 6% es un
despropósito y una mezquindad en uno de los países más desiguales  del mundo.

             Un aumento “histórico” anunció el
deslegitimado presidente, que ha demostrado 
más habilidades para cabecear el balón, el uso de instrumentos
musicales, bailar, cantar, que haberse preparado para gobernar. Sobre todo un
país tan complejo y difícil como el nuestro.

             Unos seudopartidos, grupúsculos
políticos ajenos a los intereses colectivos que hacen constatar que sin
mermelada no hay paraíso. Un Congreso renuente a auto depurarse, como siempre
en deuda con el país.  Colombia está en espera
que el senador Gustavo Petro  aclare  la procedencia de los fajos de billetes que
recibió y que ha dado mucho de qué hablar en la opinión pública. El Consejo
Nacional Electoral no le dio la posibilidad de que Colombia Humana se convierta
en partido político con más de 8 millones de votos logrados en la elección
presidencial, se anuncia recolección de firmas.

             Desde la década de los setenta no
se había visto la contundente protesta de los estudiantes universitarios en la
defensa de la educación pública. Masiva expresión de la sociedad civil en apoyo
al estudiantado indispuesto a la privatización de la educación pública y en
contra de los lineamientos neoliberales a que se acomoda el actual desgobierno.
Fue un éxito el movimiento estudiantil que aún sigue en paro mientras se
evalúan y socializan varios aspectos de los acuerdos con el gobierno. En la
historia de la lucha estudiantil quedará registrada la pérdida del ojo
izquierdo del estudiante de música instrumental de la Universidad del Cauca,
Esteban Mosquera y otros heridos por la acción represiva del Esmad. La actitud
conciliadora del Rector de Unicauca, José Luis Diago, en el desarrollo de la
protesta, le mereció un incuestionable liderazgo y muchos elogios. Su figura se
destacó entre todos los rectores universitarios de Colombia. El Nuevo Liberal lo destacó como El
Hombre del Año.

              Se avecinan tiempos  peores para la salud colombiana. Según el
senador Robledo, empresas de salud colombiana asarán a manos de los gringos,
como el caso de Medimás. Como el Estado ya no responde por la salud de los
colombianos, hoy nos entendemos con las empresas privadas para finalmente
entendernos con las empresas gringas, el citado senador hace un llamado a la
movilización para evitar que esto ocurra. De otro lado, no hay esperanza de
reformar la Ley 100, seguirá el paseo de la muerte, el enriquecimiento de las
empresas privadas motivadas por el afán de lucro y el trato de trabajadores de
cuarta categoría para los médicos, quienes no gozan estabilidad laboral, no se
les paga sueldos y prestaciones sociales a tiempo, etc. Expectativas por lo que
quedará la reforma política el próximo año.

        Coletilla 1: A nuestros amables
lectores deseamos una feliz temporada de Navidad y Año Nuevo. Si la vida y los
periódicos nos lo permiten seguiremos opinando con criterios liberales, con
independencia, con altivez, procurando ser objetivos en lo que más se pueda.

        Coletilla 2: Aprovechamos la
oportunidad para sugerir a las entidades del Estado y a la empresa privada,
apoyar con la pauta publicitaria a El Nuevo Liberal. Este diario, resultado de
un gran esfuerzo de caucanos, debe perdurar en el tiempo, mantenerlo requiere
del aporte económico de los caucanos.

¡Tu opinión es importante!