UNIVERSIDAD DEL CAUCA, MAS DE 180 AÑOS DE EXCLUSIÓN Y OLVIDO PARA EL NORTE DEL CAUCA.

Por: Omar Orlando Tovar Troches –
ottroz69@gmail.com –

Un país que aspire a lograr su desarrollo social y económico, así como el bienestar general de sus habitantes, debe apostarle a la educación de su pueblo. Se lee y suena a frase de cajón, es muy probable que así sea, pero lo que sí es absolutamente cierto es que en Colombia y en el Cauca, esta máxima es decididamente ignorada por las autoridades encargadas de la administración de nuestros recursos y la planeación del futuro comunitario del País y el Departamento.
La Universidad del Cauca, como institución de educación superior de carácter público, debería estar al frente de todas y cada una de las iniciativas conducentes a cumplir los fines del Estado Colombiano, en lo atinente a brindar una formación universitaria de cobertura y calidad para “todos” los habitantes del Territorio del Cauca que lo demanden, ateniéndose a las particularidades socio-económicas y étnicas de esta región del país.
Se supone que el, hasta ahora infortunado, Programa de Regionalización de la Universidad del Cauca, debería abordar y solucionar el problema de falta de acceso a la educación superior, que han padecido los y las habitantes del norte del departamento desde hacía más de 180 años, durante los cuales el noble e hidalgo claustro educativo estatal no se asomaba ni por equivocación más allá de los límites de Popayán, pero al parecer, vistas y oídas las reiteradas quejas de la comunidad educativa norte caucana, este objetivo dista mucho de haberse cumplido.
En días recientes tuvimos el honor de contar con la presencia física de la directiva de la Universidad del Cauca, en cabeza de su Rector y su Coordinador del Programa de Regionalización, quienes fueron convocados por el Concejo Municipal de Santander de Quilichao, para atender las múltiples quejas de los estudiantes de la Universidad inscritos y matriculados en los programas ofertados por la Universidad en esta región, dentro de los cuáles también se encuentran algunos Honorables Concejales de este municipio norte-caucano.
Ante los ya muy reiterados reclamos sobre la discriminación en los precios que pagan estudiantes y padres de familia por costos de matrícula, la falta de pertinencia de los programas ofertado por la Universidad estatal del Cauca, con las realidades económicas, sociales y culturales del norte del Cauca, la mala y hasta grosera atención que ofrecen algunos funcionarios y funcionarias de esa institución a la comunidad norte caucana, las respuestas y nulas propuestas por parte de los máximos representantes del claustro universitario, tan sólo alcanzaron a provocar grima a quienes estuvimos presentes en el encuentro.
Según lo que se les oyó tanto al Rector como al Coordinador del Programa de Regionalización de la Universidad estatal caucana, queda uno con desazón al enterarse que al parecer las únicas cosas que le interesan a los miembros de la Junta Directiva de la institución, dentro de los cuales se cuenta el Gobernador del Cauca, son : imponer el muy payanés “Ethos Cultural” de la Universidad en desmedro de las otras culturas presentes en el Cauca, expandir el hasta ahora poco exitoso, programa de Regionalización desde la Amazonía hasta el Caribe colombianos, sin importar que el del norte del Cauca no funciona, atender a las exigencias del mercado de la educación, dejando de lado la obligación estatal de llevar educación a los menos favorecidos, que en el departamento del Cauca son inmensa mayoría, en pocas palabras, continuar con el proceso de privatización de la educación pública universitaria.
De nada han servido las muy puntuales e inteligentes argumentaciones expuestas por los estudiantes y padres de familia, como tampoco lo han hecho las múltiples publicaciones que algunos opinadores hemos hecho acerca de los numerosos desaguisados al interior del Programa de Regionalización de la Universidad departamental, incluida la denuncia pública por acoso sexual y discriminación racial hecha por algunos estudiantes ante la Rectoría de la Universidad en mención y publicada en un medio regional del Cauca, para incidir aunque sea un ápice en el carácter ultra centralista y poco eficiente de la directiva de la Universidad caucana.
Al parecer la sazón de las viandas culinarias (frijoles y lentejas) de la muy noble y Quilichagüeña familia Holguín, ofrecidas gustosamente al actual Rector Castrillón en pasadas calendas, no fueron suficientemente suculentas, como tampoco fueron impactantes las etnografías hechas por el ahora Rector de Unicauca, en esa su época alternativa, por no decir zurda, de caminante de lomas y planes, acá en este norte del cauca indio, campesino, mestizo y pobre, al cual el señor Doctor Don Castrillón somete y someterá al imperio capitalista de la privatización y las leyes del mercado de la educación superior, así a Él poco le importe que le llamen privatizador los pocos excompañeros suyos que puedan hablarle.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazincnc.com

¡Tu opinión es importante!