¿SOMOS CAPACES SIN PICO Y PLACA?

Por: Juan Pablo Matta     –

Alcalde (E) de Popayán –

Me ha sorprendido mucho cómo una comunidad como la nuestra es
susceptible a la desinformación, incluso a reaccionar sin estar seguros, lo
peor, a reaccionar de manera violenta frente a especulaciones.

Llevamos tres días discutiendo respecto al Pico y Placa, sobre una premisa equivocada, un proyecto de decreto que era un documento de trabajo presentado por la Secretaría de Tránsito y Transporte del Municipio.

Tenemos un excelente Secretario de Transito, que hace su trabajo
con dedicación y compromiso, pero además es un experto en el tema, sin embargo,
es su visión desde su sector y me corresponde a mí temporalmente, los pocos
días que este encargado, escalar las discusiones al plano general donde se
cruzan los demás espacios de la sociedad.

No sé quién ni con qué objetivo filtró el borrador, pero esto
nos permitió evidenciar cómo tenemos debilidades dialécticas, partir de
argumentos que no son ciertos, despierta la feria de las especulaciones que
desemboca innecesariamente en agravios y amenazas sin sentido. ¡Debemos parar
el proceso de convertirnos en una sociedad violenta de inmediato!

Hemos trabajado con entrega en la fórmula de contingencia para
lo que vamos a vivir: 94 obras que se iniciarán en el segundo semestre del año
y que impactarán muchas de nuestras vías principales, dejando sin capacidad a
la malla vial para mantener circulando todo el parque automotor.

Hemos revisado diferentes escenarios, el primero y con el que inició la discusión hace varias semanas fue el del borrador que conoció el público, la segunda propuesta fue un pico y placa de 2 días a la semana y el sábado pares e impares, así una semana serían 3 días y otra 2 de restricción, también de 05:00 am a 10:00 pm.

Luego llegamos al final la semana pasada a la fórmula más flexible posible que es un pico y placa de 07:00 am a 8:00 pm dos días a la semana.

A pesar de todo esto yo creo que a la sociedad hay que mostrarle
otros caminos, cuestionarnos como individuos y forzarnos a aprender a construir
colectivamente cultura ciudadana para que la convivencia mejore.

Como las obras aún no empiezan, quiero proponerle a la ciudad un
reto, que nos impongamos cargas individuales voluntarias en el manejo del
tráfico. Usar menos el carro, compartirlo con los compañeros de trabajo,
parquear donde se debe, usar la bicicleta, etc.

Vamos a evaluar en un mes, si la sociedad mejora sus actitudes y
mejoramos en lo colectivo, si hacemos una ciudad más vivible en lo cotidiano,
si entendemos que todas nuestras acciones tocan a los demás, si aprendemos a
ver en el compañero de trabajo un socio para transportarse, si podemos
coordinar con el vecino para turnarnos en el uso del vehículo, en fin, tantas
opciones que hay, estoy seguro que no será necesario el pico y placa.

La pregunta es si ¿SOMOS CAPACES SIN PICO Y PLACA? y la
respuesta la tenemos todos.

¡Tu opinión es importante!