Campañas aburridoras y desabridas.

Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA

carlosecanar@hotmail.com

–  Aburridoras, desabridas las campañas proselitistas, rumbo a la Alcaldía de Popayán, cuya elección se hará en octubre próximo. La gente o los potenciales electores se encuentran despistados y desmotivados. No hay propuestas atractivas y realizables; y algunos candidatos, por no decir todos, están circunscribiéndose al tema de las basuras y al problema del contrato con ServiAseo, como si nuestro municipio no tuviese más temas y problemas como el señalado. Como si  problemas como  la falta de cultura ciudadana, el desempleo, la violación del espacio público; la movilidad, malla vial dejan mucho que desear. A estos problemas,  a la inseguridad que campea por todo lado, dando la impresión de una sociedad al garete, donde las autoridades no se hacen sentir y donde ciudadanos y habitantes se sienten desamparados. Cuando reina la inseguridad, las autoridades se deslegitiman. En fin, hay problemas también sustanciales que hay que poner en la agenda de prioridades.

                
Los  candidatos a la Alcaldía de Popayán deben
ser más propositivos y argumentativos Se observa mucha timidez a la hora de
exponer propuestas y argumentos que indiquen la manera en que los potenciales
electores puedan ir discerniendo las mejores opciones.

              
La falta de carisma es otro ingrediente que desfavorece a algunos
aspirantes. Se entiende por carisma esa especie de “ángel”, de “encanto”
personal, de simpatía que hace que los seguidores confíen plenamente en un
líder que sea depositario de sus expectativas y esperanzas.

               
Los respaldos son importantes y necesarios,  no hay que limitarse a pegarse  a unos congresistas para que éstos aboguen con
su parla a favor de las campañas de los candidatos, no genera mucha confianza. En
política surgen compañías que en lugar de dar votos los quitan. En lugar de
sumar, restan.

               
Candidatos que se respeten, mínimo tienen que tener su propio discurso  y un bagaje intelectual que hagan posible la
exposición y  venta de propuestas a los  electores y no esperar que los congresistas o
políticos más conocidos, sean quienes asuman la vocería en todo.

                
Y no atenerse a otros  que los
promocionen. Dan la impresión de candidaturas resultadas de la improvisación y
del oportunismo. Por algo se escucha a la gente en la calle, decir  que para la Alcaldía, por el momento
no hay con quién. Y la verdad es que  sí
puede haber con quién, pero quienes a lo mejor  son buenas opciones, están  muy callados, algo tímidos para enfatizar
prioridades. Las redes sociales las utilizan con frases insustanciales, con
pendejadas, para ser más claros. Actitud que deben preocupar a  seguidores, en caso de que realmente los
tengan. Sin temor a equivocarnos, podemos reafirmar, que la temperatura
política  citadina está muy fría a pesar
de los calores del verano.                

                
 Un alcalde es un líder.  Sin liderazgo no es posible afrontar la
complicada problemática de las ciudades modernas. Algunos candidatos no tienen
la menor posibilidad, por lo tanto debieran desistir a tiempo, es decir,  dar un paso al costado, para abrir vía a las
mejores opciones. Por lo visto, hay candidatos que sólo se hacen conocer por
las redes sociales, algo cómodo y no costoso económicamente. Es necesario
también  ponerse las botas, visitar las
comunidades, conocer sus problemáticas, canalizar las necesidades, detectar
fortalezas y debilidades, asumir compromisos colectivos, etc. Pero no quedarse
con un silencio que desespera y pone a muchos a bostezar. Hay que aprender a
mojarse el rabo cuando se quiere comer pescado, decían los abuelos.

                  Otro discurso que se está
agotando es el de la corrupción. Esta hay que combatirla desde todos sus
frentes, eso ya se sabe y para evitarla hay que recurrir a la Constitución y a
las leyes a la hora de decidir y actuar. Se trata de un imperativo categórico;
de ahí que no sea tan necesario abanderar un discurso anticorrupción sin salir
de él. La ley es muy clara en el tema de realización de contratos, de modo que
hacer campaña en el sentido de que si resultan elegidos, la contratación se
hará de diferente manera, cuando ya se sabe que hay que hacerla como dice la ley,
puede ser algo desgastante. Ya se sabe que uno de los problemas más sentidos de
la sociedad colombiana es el de la corrupción.

Quedan dos meses de campaña, para que los diferentes candidatos, realicen sus respectivos ajustes, reacondicionen sus propuestas y su manera de hacer política. El ambiente electoral seguramente se calentará y las personas podrán ir con pausa y con conciencia  definiendo el voto.

Coletilla: Lamentamos la muerte del conocido periodista radial, Juan Manuel Montilla Echavarría. Juan Manuel, personaje muy querido por la ciudadanía.  De profesionalismo y don de gentes característicos.  Condolencias a sus familiares, en especial, a sus hermanas, la ex parlamentaria Emith  Montilla y María Eugenia, Lo mismo a su cuñado, William López Cobo. ¡Paz en su tumba!       

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.