El Paro Nacional ya derrotó a Duque pero… ¿tocará al Régimen?

Por: Fernando Dorado

Sin haberse
realizado, el paro nacional ya derrotó a Duque. Con la sola sombra de la
movilización social, el gobierno se echó atrás y negó que fuera a presentar la
reforma laboral y de las pensiones o que estuviera pensando en reducir el
salario mínimo.

El ministro de
Hacienda fue el gran sacrificado, quedó como el malo de la película y Duque
temblando de miedo dijo: “Yo no fui”.  “¿De qué me hablas, viejo?”, es su
frase predilecta.

Es tal la debilidad
de Duque que cerró las fronteras y militariza el país para tratar de hacerle
creer a la gente de que Colombia está bajo una amenaza externa. ¡Pero ya nadie
le cree!

El reto ahora se
traslada a los convocantes del Paro. Lo interesante del momento es ver cómo van
a reaccionar los dirigentes de las Centrales Obreras y de otras organizaciones
sociales frente al monumental mandato que les va a otorgar la multitudinaria
movilización ciudadana que  mañana se va a hacer sentir en toda Colombia.

¿Sabrán ellos por
qué se movilizan los millones de personas que este jueves 21 de noviembre de
2019 van a inundar las calles de Colombia?

¿Tratarán de
canalizar esa fuerza y ese mandato ciudadano y popular hacia los tradicionales
diálogos y negociaciones entre las cúpulas de siempre?

O sea, ¿las
organizaciones y partidos políticos convocantes intentarán apropiarse de esa
fuerza y de ese mandato? O como debe ser… ¿Romperán con los mecanismos de
representación tradicionales y convocarán a nuevos actores sociales y políticos
a construir algo totalmente nuevo y diferente?

Lo que se observa
es que después del 21N hay que barajar de nuevo. La movilización ciudadana no
solo enviará un mensaje contundente al gobierno, también será un mensaje para
los dirigentes de las organizaciones sociales y para todos los partidos
políticos.

Duque es un incapaz
e inútil, pero nada sacamos con cambiarlo. La apuesta debe ser cambiar el
Régimen, o sea, cambiar la forma como los ricos garantizan que
–independientemente de quién llegue a gobernar– siempre sea en favor de ellos.

Observé una
entrevista en televisión de Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, y por lo
que pude apreciar está más asustado que el mismo Duque. Si él es uno de los que
nos va a representar después del 21N, solo servirá para darle respiración boca
a boca a Duque.

El paro nacional del 21N ya derrotó a Duque, se trata de que empiece a tocar al Régimen.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.