Gobernador Óscar Campo Decretó la Política Pública de Libertad Religiosa y de Cultos.

En presencia de los representantes de las diversas iglesias del Cauca, el Gobernador Óscar Rodrigo Campo firmó el decreto N° 0865-18-10-2019 Por la cual se adopta la Política Pública de Libertad Religiosa y de Culto en el Departamento del Cauca, que tiene como objetivo posicionar la labor religiosa, el aporte al bien común, la convivencia social y familiar, y la transformación de contextos sociales y comunitario, propendiendo por mayor  incidencia de las entidades religiosas y sus organizaciones en el aporte al bien común.

“Hoy es un día muy especial, la
Política
Pública de Libertad Religiosa y de Cultos en su construcción permitió dialogar
y entendernos alrededor de un propósito común. Nuestro reconocimiento es
para  las iglesias, pastores, colaboradores y a la Asamblea Departamental
del Cauca por su gran compromiso (…) este es el resultado de una construcción
colectiva que se convierte en una herramienta que ayudará a derribar muros
invisibles pero complejos, y son las iglesias nuestros mejores aliados para
continuar en la consolidación de un Territorio de Paz” indicó el mandatario de
los caucanos quien también destacó que esta Política Publica es un triunfo
de la inclusión social en el departamento

Por su parte, los representantes de
las diversas iglesias expresaron su complacencia, frente a la consolidación de
este proceso “Esto es un sueño hecho realidad, es un momento histórico, tener
el respaldo del gobierno departamental ha sido fundamental, la voluntad del
Gobernador fue indispensable para contar hoy con una Política Publica” indicó
Ricardo Guaca, Pastor del Centro Cristiano Casa del Rey. Así mismo, Andrea
Hernández, representante de Fundaciones y Colegios de las Iglesias Cristianas
en el Cauca expresó, “Realmente ha sido un proceso donde todo el sector
religioso, no solo las iglesias sino también las fundaciones, los colegios, las
instituciones del sector religioso participamos en su construcción y hoy
podemos tener una incidencia y hacer visible el trabajo que realizamos y las
herramientas con las que contamos para también aportar a la construcción de
tejido social”.

La Política Pública  de Libertad
Religiosa y de Cultos está amparada por el artículo 19 de la Constitución
Política, en su Ley 133 de 1994. Actualmente  solo 18 departamentos,
incluido Cauca le vienen apostando a procesos de  reconocimiento y
convivencia donde fue  vital el sector religioso como aliado en estrategias
sociales para la superación de conflictos, “reconocemos el sector religioso
como una expresión organizada de la Sociedad Civil, que aporta a la
construcción de paz por lo tanto cuenta ahora con una Política Pública de
Libertad Religiosa y de Cultos.” Puntualizó el mandatario de los caucanos.

La Política pública se compone de
tres ejes estratégicos:

EJE 1. LIBERTAD
RELIGIOSA Y DE CULTOS, Y SUS ÁMBITOS

Este eje está
amparado en el artículo 19 constitucional, el bloque de constitucionalidad, la
Ley estatutaria 133 de 1994 y el Decreto 437 de 2018, se enfoca en la garantía
y protección del derecho fundamental de libertad religiosa y de culto.

 EJE 2.
PAZ TERRITORIAL, PERDÓN, RECONCILIACIÓN Y CONVIVENCIA PACÍFICA

Este Eje tiene
como referente lo dispuesto en el Acuerdo Final para la Terminación del
Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

 EJE 3.
COOPERACIÓN INTERNACIONAL, INTERINSTITUCIONAL, INTERSECTORIAL E INTERRELIGIOSA
PARA EL APORTE AL BIEN COMÚN, LA PAZ Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE.

Apoyar la
implementación de estrategias para el fortalecimiento de la coordinación
temática y territorial de la Cooperación internacional, interinstitucional e
interreligiosa, en la contribución a la paz, el perdón y la reconciliación, el
bien común y el desarrollo sostenible

 Con la política se podrán sustentar
procesos de reconocimiento, participación, formación, liderazgo democrático,
inclusión, prevención de las acciones violentas dirigidas contra las personas,
entidades religiosas y sus organizaciones por motivos religiosos y apoyo a
la  articulación y cooperación internacional, interinstitucional,
intersectorial e interreligiosa para la garantía del derecho de libertad
religiosa y de cultos.