Inicio Cauca Santander de Quilichao Jóvenes del norte del Cauca le apuestan a los procesos comunitarios para...

Jóvenes del norte del Cauca le apuestan a los procesos comunitarios para la construcción de paz y justicia.

Buenos Aires, Santander de Quilichao, Caloto, Caldono, Corinto, Toribío, Jambaló y Miranda son municipios en los que actualmente las nuevas generaciones se suman de manera activa y voluntaria a las organizaciones que desde estos territorios vienen trabajando en diversos temas relacionados con el acceso y la promoción de la justicia.

“Creemos firmemente en la necesidad de que los lideres jóvenes nos involucremos en la toma de decisiones, los procesos organizativos y por supuesto la justicia en nuestros territorios, para generar e incentivar el sentido de pertenencia y la pervivencia de esas prácticas, usos y costumbres ancestrales; para que guiados por la experiencia de los mayores y los ancestros aportemos para avanzar”, dice  Cristian Chará, integrante  del Palenque de Comunicaciones de la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca (ACONC).

En esta zona del departamento del Cauca diversas organizaciones trabajan desde hace años por el fortalecimiento y avance en diferentes temáticas trascendentales relacionadas con justicia,  Derechos Humanos, la protección de las mujeres, justicia propia, entre otras; en estos procesos confluye la sabiduría y experiencia de los mayores con la fuerza innovadora de los jóvenes, quienes están aportando inmensamente desde diferentes ángulos a sus organizaciones y, por supuesto, a las comunidades.

Resulta muy interesante analizar la participación de los jóvenes en los procesos de este tipo porque, al tener nuevas perspectivas, logran aportar significativamente a la construcción de nuevas estrategias, a la implementación de herramientas innovadoras en el desarrollo de los diversos proyectos o acciones y a la sostenibilidad de todas estas iniciativas en los territorios.

Uno de los ámbitos más significativos en términos del aporte juvenil es el de la comunicación y el uso de tecnologías para narrar el día a día de los territorios. El ejercicio del periodismo, la producción audiovisual, creación de contenidos y uso de las redes sociales ha tomado fuerza gracias a la participación de jóvenes como Cristian Chará, un hombre de 25 años que hace parte del palenque de comunicaciones de ACONC.

“Venimos realizando varias actividades con nuevas estrategias, se está poniendo en marcha la visibilización de todo lo que tiene que ver con los derechos humanos, la vida y el territorio, a través de diferentes piezas comunicativas como videos, fotografías y otros productos logramos dar a conocer los diferentes proyectos e iniciativas que se realizan desde ACONC, apoyando a cada uno de los consejos comunitarios”.

Un caso similar se encuentra en el municipio de Buenos Aires, donde debido al conflicto armado en el 2001, 2007 y 2013 la Asociación de Mujeres Afrodescendientes del Norte del Cauca ASOM no pudo continuar el trabajo organizativo que realizaba, esto provocó que se perdieran estrategias para mujeres emprendedoras que fortalecían el área productiva, y otras actividades que desde allí se ejecutaban, muchas continuaron resistiendo desde sus roles como madres comunitarias, parteras, agricultoras, entre otras, pero el trabajo colectivo se desvanecía debido a la violencia en el departamento. Hace cinco años tomaron la decisión de retomar y fortalecer su trabajo organizativo, defensa de los Derechos Humanos y étnicos, formación y capacitación de mujeres, acceso a la justicia y desarrollo sostenible, apoyados por diversas instituciones y la cooperación internacional, a partir de ese momento ASOM se ha convertido en referencia de la protección y fortalecimiento del territorio y las mujeres, para ello, la participación de las jóvenes ha sido fundamental.

“El relevo generacional ha sido clave para la sostenibilidad de los procesos de ASOM, las mujeres jóvenes han aprendido de las mayoras todo ese amor por la tierra, por la finca tradicional afrodescendiente, el aprendizaje de la medicina tradicional, garantizando que haya transmisión de saberes de generación en generación”, explica Daniela Valencia, trabajadora social de ASOM.

Las mujeres jóvenes también han hecho un gran trabajo por la recuperación de la memoria colectiva en Buenos Aires a través de la comunicación audiovisual, ´Las renacientes´ es un grupo conformado por hijas de mujeres asociadas a ASOM, que eligieron este lenguaje para visibilizar las resistencias comunitarias. A través de piezas documentales reflejan las realidades territoriales, y también las iniciativas que pretenden romper las problemáticas de esta región.

“A las mujeres jóvenes que hemos tenido la posibilidad de formarnos en diferentes campos se nos facilita incorporar temas como la equidad de género, permitiendo un diálogo alrededor de esas temáticas relacionadas con los derechos y la justicia para las mujeres. También logramos abordar temáticas a partir de los legados de las mayoras. Partimos de todas las luchas que ha vivido ASOM y las integramos a la creación de proyectos y desarrollo de iniciativas que apuestan por una mejor calidad de vida y la construcción de paz”, manifiesta Valencia.

Al igual que Cristian y Daniela, hoy son muchos los hombres y mujeres jóvenes que desde los conocimientos y formación a la que han accedido, se apropian de las luchas que desde los territorios del Cauca se viven, siendo la comunicación, el trabajo social y el liderazgo algunas de las áreas a las que más se vinculan. Así pues, la participación juvenil se está convirtiendo en el motor que da fuerza a las organizaciones para visibilizar y proyectar sus trabajos, a la vez que representa la posibilidad de que todo el trabajo relacionado con la cultura, organización política, comunidad, desarrollo, justicia y paz, sean sostenibles en el norte del Cauca.

El impulso y las ganas de estos jóvenes desde los territorios se ve respaldado, por ejemplo, en la política juvenil denominada `Cauca Más Jóven`, una herramienta que desde el año 2019 busca el fortalecimiento de la institucionalidad y mejoramiento de la calidad de vida de la población entre los 14 y los 28 años, consolidadando al departamento como un territorio de oportunidades para la juventud.