QUILICHAO VIVE ENTRE GALARDONES AJENOS Y MEMORIALES DE AGRAVIOS

alcaldia-santander-de-quilichao

Por: Omar Orlando Tovar Troches –ottroz69@gmail.com-

Normalmente, quienes tenemos la oportunidad de hacer público nuestro punto de vista respecto a tal o cual aspecto de la vida de una localidad, de una región, del país, del mundo o de las actuaciones de instituciones y personas públicas, enfrentamos el dilema de aplaudir o criticar tal o cual acción, exaltar o incluso denostar X o Y situación, hecho este, que necesariamente nos pone en la calidad de villanos, para quienes son objeto de nuestra crítica o denuncia, así como para sus personas allegadas, copartidarios, correligionarios, barras bravas o beneficiarios del favor personal, clientelar o político de la persona o la institución criticada.

Llamar la atención sobre el trasfondo de ciertas actuaciones institucionales o personales, en apariencia beneficiosas para la comunidad e incluso sujetas a la norma, que sin embargo ocultan unas consecuencias e intenciones no tan santas, en beneficio de unos pocos, generalmente los allegados, simpatizantes, correligionarios, amigos o beneficiarios del personaje o la entidad; también es una difícil tarea, que siempre trae consigo, la mirada recelosa, el señalamiento o una sarta de calificativos, algunos de ellos de alto calibre, por parte, tanto del afectado (a) y sus escuderos de oficio, por supuestamente, no ayudar a la armonía y la sana convivencia del pueblo, la ciudad o el país.

La noticia de la consecución del Premio Nacional de Alta Gerencia liderado por el Departamento Administrativo para la Función Pública – DAFP, alcanzado por la Administración Municipal de Santander de Quilichao, en la  categoría creada para las zonas priorizadas por los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET; aunque en apariencia enaltecedora y motivo de orgullo local, es una de aquellas situaciones, en las que el opinador desconfiado, se enfrenta al dilema de engrosar el coro rabioso de barras bravas que aplauden hasta el cansancio la distinción otorgada a la Administración local, en este caso, representada por la señora Lucy Amparo Guzmán, Alcaldesa municipal; o situarse en la no tan cómoda orilla de quienes van un poco más allá del simple hecho noticioso, para evidenciar la justeza o no, de la distinción.

Para comenzar, la gestión, que no las obras realizadas, exaltada por el premio en cuestión, pertenece al período constitucional de la Administración municipal Quilichagüeña pasada, por lo que el henchido orgullo de los fanáticos seguidores, electores, beneficiarios, amigos, familiares y voceros de la actual mandataria municipal, no deberían andar festejando tan estruendosamente, so pena de ser sujetos de las admoniciones proferidas por las personas mayores, resumidas en el dicho “ Ganarse indulgencias con ave marías ajenos”.

A renglón seguido, sin demeritar las cualidades del jurado encargado de premiar la gestión pública, quienes hemos estado pendientes del desarrollo de lo pactado en el Acuerdo para una Paz Estable y Duradera, entre la ex guerrilla de las FARC-EP y el Estado colombiano, hemos venido denunciando la falta de apoyo a lo allí acordado, incluidos los PDETS, objeto del galardón de marras, razón por la cual, lo primero sobre lo que se debería desconfiar es de la intencionalidad de premiar una gestión que no ha recibido el apoyo del gobierno nacional, quien entrega el premio, para luego dar cuenta de la justeza del discutido premio.  

Para el caso de Quilichao, se pone en discusión el mérito, habida cuenta que el famoso PDET, no fue ni socializado, ni mucho menos gestionado de la mejor manera, a pesar de los esfuerzos de uno que otro funcionario de la pasada Gobernación departamental, puesto que, al someter a un serio escrutinio lo consignado en este Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial; el observador desprevenido encontrara, entre otros detallitos, una gran falencia en la proyección de cobertura, muchas inconsistencias y un preocupante desfase con la realidad social, económica y política presente en los entornos, local y  regional.

Entonces, a quienes nos ponemos en la fastidiosa labor de andar esculcando el detrás de las cosas, la mayoría de las ocasiones, nos toca asumir el papel de aguafiestas, de gruñones sin causa, de jodedores profesionales, para tratar de evitar que las intenciones demagógicas y populistas del actual gobierno nacional, sigan ocultando con aromáticas y vistosas cortinas de humo, hechas galardones; su ineficiencia, su corrupción y su intención de llevarnos nuevamente a un escenario de guerra y masacres.

De otro lado, y a nivel local, las barras bravas de la actual administración municipal de Quilichao, apresuran el furibundo aplauso, la extenuante cobertura noticiosa del dichoso premio, para tapar, con impostado orgullo municipal, todas las falencias de una administración que, aún hoy, a pesar de sus ejercicios mediáticos, no ha podido cuajar una buena labor. Así lo demuestran las innumerables quejas por la falta de autoridad para imponer el orden en un municipio que padece el abuso del espacio público, una exasperante inmovilidad vehicular, los abusos de las empresas de transporte público intermunicipal, que se lucran en desmedro de la crisis económica y sanitaria que padecen sus usuarios, el alarmante incremento de hechos delictivos en todos los rincones de Santander de Quilichao, la falta de gestión para poner en funcionamiento la estructura de salud representada en el cacareado Hospital Regional, a punto de volverse elefante blanco, entre otras quejas que conforman un regordete memorial de agravios, en el que no se pueden quedar por fuera asuntos como, la falta de transparencia en la contratación del municipio y el atraso en la implementación del atrasadísimo POT y, cómo no, la implementación del famoso PDET QUILICHAO.

A pesar de las pedradas llegadas y las que faltan por llegar, este jodedor profesional, está convencido que Quilichao vive entre galardones ajenos y memoriales de agravios.

Conozca aquí toda la información referente al premio nacional de alta gerencia 2020: https://www.funcionpublica.gov.co/documents/35000242/36582611/2020-09-09_Listado_postulados_definitivo_2020.pdf/28c1e2bb-54f1-16d3-f7a5-a52e746f228f?t=1599827264729&fbclid=IwAR2nuLeuEClgDXgoqM0Sah-xClFyIQX1BvbQPCkXN4szywb3Um3cFx7JqKE

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.