Reflexiones post electorales.

Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA

carlosecanar@hotmail.com

               En la puerta del horno se quemó
el pan. En el Cauca las encuestas no fueron tan certeras. Para la alcaldía de
Popayán, se acertó en el sentido de que ubicaron en los primeros lugares a Juan
Carlos López Castrillón y a Rosalba Joaquí y, para la gobernación, no se acertó,
daban como ganador a Víctor Ramírez.

               El candidato de la Colombia
Humana, Jorge Bastidas quedó de terceo en su aspiración a la alcaldía de
Popayán, con una contundente votación que casi lo lleva a convertirse en
ganador. En realidad, la votación entre los tres primeros se puede decir que
fue pareja y, por lo tanto, el triunfo del Pollo podría decirse, es agridulce.
Le corresponde realizar una buena Alcaldía para poder ganar legitimidad en el
ejercicio del poder. Si otros candidatos hubiesen dado un paso al costado en
una alianza a favor de Bastidas, su triunfo sería innegable.

               En Popayán se votó más por
Ramírez que por Elías Laharrondo. Ramírez dejó buena impresión cuando fue alcalde
de Popayán. De estrato popular, hizo un buen gobierno. Elías Laharrondo, el
primer afrodescendiente en la gobernación del Cauca, de origen humilde y quien,
con buena trayectoria en la administración pública, tuvo un triunfo holgado. Conocidos
los resultados invitó a todos los caucanos, incluyendo a sus rivales políticos,
a la unidad regional en búsqueda de un proyecto colectivo para sacar al Cauca
adelante.

                  En uno de los últimos
boletines de la Registraduría, Laharrondo aventajaba a Ramírez por 33.000
votos. Ambos candidatos fueron producto de coaliciones que se suscitaron en el
devenir de las campañas; alianzas en que, no se puede negar, hubo oportunismo.
En algunos casos, personajes quemados en la política, sin ninguna
representatividad, que vieron una oportunidad de oxigenarse, así su aporte
electoral fuese casi nulo. De otro lado, el senador Temístocles Ortega se
sobrepuso electoralmente al senador Luis Fernando Velasco.

 
                En política hay
que saberse rodear y no todos los medios justifican los fines. Hay adhesiones
que en lugar de hacer bien hacen daño. Ello se lo hicimos saber a Ramírez.
Mucho lagarto a su alrededor, algunos personajes con una actitud triunfalista,
empalagosa, es decir, fastidiosa en los medos de comunicación y en las redes
sociales. A algunos les llamamos la atención por sus posturas, argumentándoles
que pareciera que estuvieran trabajando para hacerle perder a quien le estaban
haciendo campaña. Al principio se disgustaron, pero al poco tiempo nos dieron
la razón.

                    La candidata a la alcaldía
de Popayán, Rosalba Joaquí, con una considerable votación, por poco le gana al
Pollo, a pesar de cargar la lápida de ser la candidata del continuismo,
haciendo alusión a la influencia del alcalde César Cristián Gómez; éste, demostró
que, a pesar de los momentos de crisis durante su mandato, todavía hay mucha
gente que le respalda.  El resultado
electoral de Joaquí, podría entenderse como gesto de gratitud hacia el gobierno
de Vive el Cambio. Y constata nuestra percepción, en el sentido de que, no obstante,
sus dificultades y enredos judiciales en que haya incurrido el alcalde, no se
le puede desconocer aspectos positivos de su administración, obras de impacto
social como infraestructura vial, en instituciones educativas, en saneamiento
básico, en eventos culturales, avances en cultura ciudadana, hombres trabajando
por todo lado, además de su aproximación a las comunidades, etc. Es oportuno
resaltar que, en una ciudad como Popayán, donde electoralmente, no ha calado el
uribismo, la respuesta de Rosalba en un debate de campaña, en donde afirmó que
el personaje vivo que más admiraba era a Álvaro Uribe Vélez, no gustó y ello,
pensamos, le restaron votos.

                   Felicitamos al alcalde
electo, Juan Carlos López Castrillón, se espera que sepa sortear con éxito la
difícil problemática local, que, con algunas diferencias, es la misma que la de
las demás ciudades del país, relacionada con el empleo, seguridad, trabajo
informal, espacio público, cultura ciudadana, movilidad, vivienda, saneamiento
básico, educación, infraestructura vial, etc.

                    Felicitamos también al
gobernador electo, Elías Laharrondo, se espera logre cohesionar las fuerzas
vivas de la sociedad caucana en objetivos comunes y logre posicionar al Cauca
en mejores escaños en desarrollo humano y en convivencia civilizada. Que el
Cauca deje de ser a cenicienta en el orden de prioridades del gobierno central.

                     Como opinión pública, con
independencia continuaremos atentos en comentar, con el mismo ímpetu, los que
consideremos logros o desaciertos de las administraciones gubernamentales.

                      Algunos colegas
columnistas, de manera oportunista, utilizaron el espacio en tribunas
electoreras. Obviamente, perdieron. Pensamos que antes de las elecciones no se
debiera publicar por quiénes vamos a votar, eso hay dejarlo en el secreto de
las urnas. 

                       Ya pasadas las elecciones, podemos manifestar que no ganamos. Respaldamos con nuestro voto a Víctor Ramírez y a Jorge Bastidas. Seguramente, el futuro les tenga reservado otros lugares en la historia.

Este es un espacio de expresión libre e
independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y
no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.