Selección Colombia femenina de fútbol campeona de los juegos Panamericanos.

– Colombia y Argentina, al tiempo extra en el fútbol femenino de los Panamericanos ¡Histórico! Colombia es campeona del fútbol femenino de los Panamericanos

El equipo nacional se impuso desde
los 12 pasos, por 7-6, y se quedó con la medalla de oro en Lima. El partido con
las argentinas terminó 1-1 en el tiempo reglamentario.

Fue sufrido, pero merecido, porque la selección de Colombia femenina fue más, porque intentó jugar, porque no se dedicó a chocar y por eso obtuvo su premio: el título del fútbol femenino de los Juegos Panamericanos de Lima. El equipo dirigido por Nelson Abadia se impuso en los penaltis por 7-6 luego de empatar 1-1 con Argentina en los 120 minutos reglamentarios.

Y aunque el duelo fue cerrado, el
equipo nacional no perdió la calma, intentó por la derecha, por la izquierda,
tocando de primera intención, triangulando. De hecho, Colombia tuvo siempre la
iniciativa ante un rival laborioso que cumplió con cerrar los espacios y con
detener al otro, otra manera válida de hacer las cosas.

El primer tanto del encuentro llegó gracias a un cabezazo perfecto de Catalina Usme tras el centro medido de Orianica Velasquez. Sin embargo, en un descuido y en una falta cerca al área propia que pudo evitarse, Argentina igualó todo, también de cabeza, por intermedio de Agustina Barroso.

Fotografía Comité Olímpico COL
Fotografía Comité Olímpico COL 

Eso sucedió en la primera parte, pues
en la segunda el encuentro fue más trabado, y eso benefició a las dirigidas por
José Borrello, expertas en cortar el juego, en ir encuentro y olvidar la
pelota.

Desde el banco la orden de Abadía fue
clara: «hay que buscar a Leicy». Sí, porque Santos fue la que intentó
cosas diferentes, la que puso a jugar a sus compañeras, la que las dejó de cara
al gol en varias ocasiones que no fueron por la mala definición, y la que
siempre intentó algo diferente.

Con el tiempo cumplido, fue necesario
jugar 30 minutos más. Y no hubo anotaciones, sí la expulsión de una de las
argentinas. Y ni siquiera así perdieron el oficio. Y por eso fue necesario ir a
los cobros desde el punto penal, una serie de puros aciertos hasta que llegó
Gabriela Chaves y la mandó por arriba del arco defendido por Catalina Pérez.

Y Colombia fue justa ganadora, y
todas a celebrar el oro, el tan luchado oro, merecido también. Esta no solo fue
una victoria en el fútbol femenino, pues de paso, gracias al éxito, la
delegación nacional se acerca a la de Argentina en el medallero general de las
justas deportivas.