Una joven se enfrenta a líderes mundiales para cambiar el futuro climático.

Su
propósito: hacer un llamado a los actores internacionales para cambiar el
futuro climático.

Desde el año pasado, la joven sueca Greta Thunberg, cuando apenas tenía 15 años, decidió no asistir a su colegio para tomarse las calles y exigirle al gobierno de su país que redujera las emisiones de carbono. Desde entonces, con su contundente actitud, ha logrado reunir alrededor de un mismo objetivo a personas no solo de Suecia sino de todo el mundo. Su propósito: hacer un llamado a los actores internacionales para cambiar el futuro climático que heredarán los jóvenes.

Greta Thunberg Foto Archivo Internet
Greta Thunberg. Foto Archivo Internet

Este 23 de septiembre la adolescente ha ocupado titulares de los
medios de comunicación en el mundo por las fuertes palabras que pronunció en el
marco de la Cumbre de Cambio Climático de Naciones Unidas. Sus palabras
desafiantes fueron dirigidas contra los líderes mundiales: “El mundo está
despertando y el cambio viene, les guste o no”.

Thunberg recuerda que hacia los ocho años de edad escuchó por
primera vez el término cambio climático, sin entender por qué no se hacía mucho
al respecto. Un par de años después fue diagnosticada con síndrome de Asperger,
trastorno obsesivo-compulsivo ​y mutismo selectivo, condición que más allá de
una enfermedad ella califica como su “superpoder”.

Después de convertir a su familia en vegana y renunciar a los
vuelos por avión, porque generaban mucha contaminación, la joven decidió
impulsar aún más la iniciativa ambientalista y en agosto del año pasado faltó a
la escuela para plantarse por varios días a las afueras del Riksdag (el
Parlamento sueco). Su protesta duró hasta las elecciones generales que se
celebraron en la nación a principios de septiembre. Su propósito estaba
reflejado en el cartel que sostenía, donde se leía: Skolstrejk för klimatet
(Huelga escolar por el clima).

Después de esto, Greta no paró. Con cada vez más seguidores, la
joven sueca creó lo que ahora se conoce como “Fridays dor Future” (Viernes para
el futuro), unas protestas que se realizan cada viernes, que empezaron en
Suecia, pero han llegado a otros países y se han convertido en un fenómeno
mundial. Estas protestas tienen por objetivo hacer que los gobiernos de
diferentes países cumplan a cabalidad con el Acuerdo Climático de París, del
cual el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha buscado retirarse desde
2017.

A raíz de las marchas y del contundente mensaje que Thunberg
transmite con su activismo, ha sido invitada a pronunciar discursos en TEDx, la
COP24, el Foro Económico Mundial, entre otros. Su más reciente intervención fue
en la Cumbre del Cambio Climático de Naciones Unidas en Nueva York, después de
haber viajado desde el Reino Unido durante 15 días en un yate que no produce
huellas de carbono.

“¿Cómo se atreven?”, cuestionó la activista en varias ocasiones
durante su discurso, en el que expuso la situación ambiental y la falta de
acción de los líderes mundiales ante el cambio climático.

“Mi mensaje es que los estamos vigilando. Esto está todo mal. No
debería estar aquí, debería estar en el colegio, al otro lado del Océano. Sin
embargo, ustedes vienen a nosotroslos jóvenes en búsqueda de esperanza, cómo se
atreven”, aseveró Thunberg.

“Ustedes se han robado mis sueños, mi infancia, con sus palabras
vacías, y aun así yo soy una de las afortunadas. La gente sufre, la gente muere
y ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al principio de una extinción
masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de eterno
crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!”, aseguró la joven sueca.

Thunberg les recordó que desde hace treinta años “la ciencia ha
sido clara” sobre el avance del cambio climático y sus consecuencias, y les
preguntó: “¿Cómo se atreven a seguir mirando hacia otro lado y afirmar que
hacen lo suficiente cuando las políticas y las soluciones necesarias todavía no
están y no se las ve por ninguna parte?”.

Así mismo, dio estadísticas sobre las emisiones y sus
consecuencias recogidas de los estudios científicos y lamentó que en esta
Cumbre “no habrá ninguna solución o plan que responda” a esas siniestras
estadísticas “porque son números muy incómodos y ustedes todavía no son lo
suficientemente maduros para decir las cosas como son”.

Durante su discurso la activista resaltó que los líderes del
mundo le están “fallando” a los jóvenes, niñas y niños del mundo. “Pero los
jóvenes hemos comenzado a entender su traición. Los ojos de todas las futuras
generaciones están sobre ustedes y si eligen fallarnos, nunca los vamos a
perdonar”.

A pesar de sus fuertes palabras hacia los líderes mundiales, la
activista se mostró optimista al concluir que “el mundo está despertando y el
cambio va a llegar, les guste o no”.

Las palabras de Thunberg se dieron en paralelo a la 74ª Asamblea
General de Naciones Unidas, en donde el cambio climático es uno de los puntos
principales que se abordan, sobre todo después de lo ocurrido hace unas semanas
con los graves incendios forestales que se presentaron en la región de la
Amazonía.

Después de Estados Unidos, su próximo destino podría ser México,
pues el Senado de este país anunció este martes que invitaría a Thunberg para
que exponga ante su plenaria la magnitud de los daños ambientales en el mundo,
según anunció el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado,
Héctor Vasconcelos.

La joven también ha recibido diferentes galardones por su labor,
como el About You Award, el Ambassador of Conscience Award y el Premio Cámara
de Oro. Además, la revista Time la ubicó entre las 100 personalidades más
influyentes del mundo para 2019.

Thunberg ha sido relacionada con otras jóvenes activistas, como
la pakistaní Malala Yousafzai (22 años), quien en 2014 fue galardonada con el
Nobel de la Paz “por su lucha contra la supresión de los niños y jóvenes y por
el derecho de todos los niños a la educación”; y con la palestina Ahed al-Tamimi
(18 años), quien con solo nueve años empezó a luchar a favor de la causa
palestina.

Estas jóvenes activistas dan a entender que las “futuras
generaciones” están y estarán “observando” las decisiones de los líderes
mundiales, y que no están dispuestas a callar.

Con información de: https://www.kienyke.com/historias/greta-thunberg-joven-ambientalista-que-se-enfrenta-a-la-onu