De Ituango, la Salvajina y Julumito

Pro: Juan Carlos López Castrillón –

Los colombianos llevamos ocho días haciendo fuerza y rezando, con veladora encendida y plegaria al Milagroso de Buga, para que la represa de Ituango no colapse y genere una crisis mayor a la que ya se ha desatado.

La afectación directa a más de 120.000 personas en sus viviendas, cultivos, animales y trabajos – sumado al desastre ambiental que produciría la mancha de agua, lodo y desechos que llegaría prácticamente hasta la Mojana – hace pensar que estamos ante lo que podría ser el mayor fracaso de ingeniería del mundo después de Chernobyl, como lo afirmó un experto el jueves pasado a través de los medios de comunicación.

No sólo se perdería el proyecto hidroeléctrico más grande de Colombia, que ha costado 11 billones de pesos, equivalente a unos 4000 millones de dólares, sino que se afectaría aún más la confianza pública en nuestra mega ingeniería y abocaría al país a pensar en cómo suplir en el corto plazo la ausencia de los 2400 MW que ahí se deben producir, lo cual es 8 veces lo que genera La Salvajina y el 17% de toda nuestra energía eléctrica. Las sombras de un nuevo apagón renacerían en el horizonte.

Hace un poco más de 50 años surgieron tres ideas para generar energía eléctrica con base en el concepto de gran caída de agua utilizando el río Cauca, el primero de ellos Ituango, ubicado en el norte de Antioquia, el segundo La Salvajina en el norte del Cauca y el tercero Julumito, a 10 kilómetros de la ciudad de Popayan. Los dos primeros se ejecutaron, el otro sigue viviendo un sueño en espera que lo despertemos.

Más allá del debate que debe darse, en relación a esta falla en HidroItuango, es importante reforzar y retomar la discusión, así sea a nivel regional, sobre la viabilidad del embalse de Julumito, un proyecto que en concepto de muchos le cambiaría la vida a Popayán y a buena parte del Cauca.

Si La Salvajina, con un espejo de agua de 31 kilómetros ha venido creciendo en las posibilidades que ofrece a nivel de turismo, aún con algunas condiciones adversas en materia de seguridad, ¿se imaginan ustedes lo que significaría sólo el impacto en el tema de recreación, el construir la represa de Julumito en las goteras de la capital del Cauca?
Esto complementaria las posibilidades del centro del departamento a nivel de oferta de esparcimiento, para volverlo un destino turístico de mayor atractivo.

Me entusiasma saber que esta idea sigue siendo alimentada por un grupo de profesionales, los cuales demuestran con sus estudios las bondades que su ejecución tendría para la economía de la región. De ellos he conocido un documento resumen sobre los costos probables, los pasos que se deben surtir y las consecuencias positivas que se producirían para Popayán y sus alrededores.

Se menciona que este proyecto puede llegar a costar 110 millones de dólares y generar 53MW. Entonces, con los costos actuales de ese producto, el panorama mundial sobre energías limpias y las posibilidades de su venta futura en la bolsa, el proyecto podría ser viable, incluso a nivel de una Alianza Público Privada.
Las comparaciones son odiosas, pero a veces necesarias, piensen por un momento que ese monto, de lo que podría costar Julumito, unos 300 mil millones de pesos, que es menos de lo que le corresponde al Cauca por regalías en cuatro años.

No quiero decir que de ahí salgan la totalidad de los recursos para una obra de esta naturaleza, conozco las dificultades legales que ello tiene, pero lo que quiero significar es que dadas las bondades a nivel de turismo y empleo, esta idea por lo menos amerita que se financie el primer paso: el de la actualización de los estudios de factibilidad del mismo.

Estoy seguro que el costo beneficio de ello es más presentable que muchas investigaciones financiadas por el rubro de ciencia y tecnología de las consabidas regalías.

Si hace 50 años los paisas y los vallunos le pusieron ganas y consiguieron la plata para hacer realidad Ituango y La Salvajina, el reto para los caucanos es por lo menos intentarlo con Julumito.

Pos Data: invito a los lectores a responderse internamente esta pregunta: ¿cuál es la obra o acción de gobierno más importante de los últimos 30 años en favor del departamento del Cauca?

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!