Ecos del devenir político…


Por: CARLOS E. CAÑAR SARRIA –
carlosecanar@hotmail.com –

Las multitudinarias marchas realizadas en varias ciudades del país en la defensa de la educación pública, demuestran el inconformismo de vastos sectores de la sociedad por el desfinanciamiento acelerado de la educación que vislumbra una situación peligrosa e inaguantable para el sostenimiento económico de las universidades, lo que ha dado a pensar que no pocas se acercan al punto del cierre. Así está de grave las condiciones de la educación superior en Colombia. Lo que da origen a la protesta pacífica como la realizada la semana pasada, en que además del estudiantado participaron rectores, profesores, personal administrativo; estudiantes de colegios y maestros de instituciones educativas afiliados a Fecode. La universidad privada tampoco se ha quedado atrás en pronunciarse con contundencia contra el recorte presupuestal a la educación superior. Protesta contra medidas implementadas e impuestas por los organismos internacionales de crédito, observadas al pie de la letra por unos gobiernos sin sensibilidad social, para los cuales la educación deja de ser prioridad. El presidente Duque debe aterrizar en el análisis y solución de la difícil problemática educativa cada vez más cercana a la ola privatizadora.

Analistas políticos coinciden en afirmar que el gobierno todavía no despega y si ya lo hizo empezó mal. Anuncio de un gravoso sistema fiscal en contra de los más pobres y la clase media; el tono amenazante con que se dirige Duque a los magistrados de las altas cortes, como sucedió en la invitación a la posesión de los nuevos magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema, actitud cuestionada en la opinión pública, como lo hizo el columnista Ramiro Bejarano.

Se entiende que nuestro sistema político al igual que en los demás países latinoamericanos es presidencial; ello significa la atribución constitucional de otorgar muchos poderes al Ejecutivo; el problema está cuando el sistema presidencial degenera en presidencialismo, que pone al presidente al extremo de una dictadura.

La relación Estado-sociedad casi siempre es conflictiva. Vienen tiempos difíciles en relación a los derechos sociales y económicos, pero vendrá también el pronunciamiento de los movimientos sociales en su lucha por el reconocimiento de los pueblos. Estos movimientos con alto grado de movilización social en términos pacíficos, están llamados a llenar los vacíos de los partidos políticos, cada vez más distanciados de ser los verdaderos intermediarios entre la sociedad civil y el Estado.

De otro lado, la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, anuncia paro de maestros para el próximo jueves 18 de octubre. Cerca de 290.000 maestros entrarán a paro en defensa de los pliegos de peticiones que desde hace tiempo la agremiación sindical viene negociando y acordando con el Gobierno. Fecode alega que no se han respetado los acuerdos firmados en julio de 2017 y para presionar por la consecución de una atención médica en condiciones de dignidad. Mientras cerca de 32 universidades públicas entrarán a paro. Hoy se anuncia el inicio de una huelga de hambre en la Universidad Pedagógica, liderada por el rector, Adolfo Atehortúa.

Coletilla 1. Todavía no se ha podido aclarar la diferencia entre Pico y Placa y Día y Placa. El primero se diseñó para ser aplicado en las horas pico, en momentos en que se un alto grado de congestión vehicular. En Popayán lo que existe es Día y Placa, porque se aplica durante todo el día y no en horas pico. Hay obras represadas, como la de la carrera octava que están generando malestar ciudadano; se dice que el alcalde ha anunciado el aumento de los Días y Placa para acelerar las obras, lo que ha sido criticado bajo el argumento de que esta no es la solución; que lo que debe hacer el alcalde es presionar a los contratistas para que cumplan los contratos. Más carácter a la hora de exigir.

Coletilla 2. No sabemos en qué quedaron las denominadas zonas azules, como parqueaderos callejeros en algunos sectores de la ciudad con un costo económico, ante la carencia de parqueaderos públicos. Es una lucha encontrar parqueaderos disponibles en el centro histórico. Hace falta al menos un parqueadero moderno al estilo de los que existen en el centro de otras ciudades colombianas. Esta iniciativa seguramente sería una empresa rentable que contribuiría notablemente en la solución del problema. El gobierno municipal o la empresa privada podrían pensar en desarrollar un proyecto de esta índole.

Coletilla 3. El transporte público de la ciudad es demasiado deficiente y se nota mucho malestar ciudadano con las empresas que lo prestan. Esto ha contribuido al uso del mototaxismo. En la medida en que avanzan las obras relacionadas con Movilidad Futura, en el diseño, rediseño y construcción de vías, se hace absolutamente necesario unos vehículos de transporte público, ajustado a las necesidades y requerimiento de la ciudadanía. Popayán, por su carácter histórico, universitario y turístico debe contar con un servicio de transporte público seguro y eficiente.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión del Magazín CNC.

¡Tu opinión es importante!